Mitos en el mundo de la belleza que son mentira

En muchos casos, la sabiduría popular se equivoca y mete la pata haciendo que un rumor se difunda. Hoy hablamos de los mitos en el mundo de la belleza que no deberían existir, porque no son ciertos.

pepino

Hoy volvemos a hablar de nuevo de belleza, y en este caso particular queremos hacerlo desvelando algunos de esos que prometen ser soluciones caseras ideales para combatir ciertas dolencias, y que al final, no salen siempre como nos gustaría, o no dejan los efectos que se desean. Precisamente de falsos mitos hablamos en nuestro caso particular, y de ellos es que hoy seguramente te sorprenderás. Como ocurre en muchos otros ámbitos, la sabiduría popular ha conseguido precisamente dar por buenas cosas que no lo son. Y hoy vamos a intentar tumbarlas para que entendáis que en muchos más casos de los que se piensa los mitos nos hacen caer en remedios que no nos hacen ningún bien.

Así que si te apetece descubrir porque ciertos trucos de belleza no funcionan, o porque lo hacen pero no en el modo que se ha dicho siempre, entonces toma nota de todo lo que te contamos a continuación. A mi algunos de ellos me han dejado de piedra, precisamente por el hecho de que todo el mundo los conoce y cree que funcionan. Y sobre todo el primero de ellos es el que más curioso me ha parecido. En realidad si funciona, pero no por lo que todas pensamos, sino por una razón bien distinta. En todo caso, no quiero darte más pistas, sino pasar directamente a echar un vistazo a los mitos de la belleza.

Trucos de belleza erróneos

El pepino sirve para bajar la inflamación de los ojos. ¿Cuántas veces no hemos oído este pequeño y fácil truco para lograr acabar con bolsas y ojeras? ¿Cuántas veces no hemos visto fotografías en las que aparece el dichoso vegetal como protagonista? Pues bien, resulta que en sí mismo no es el pepino el que consigue reducir la inflamación, sino el hecho de que cuando se utiliza se hace con éste muy frío. De ese modo, lo que tenemos es que el vegetal conserva esa temperatura que es la que consigue el efecto que se ha estado buscando. ¿Curioso, no?

El jabón es malo para la piel. En realidad este mito es de esos de antaño y es lógico que existiese, ya que antes se utilizaban ciertas grasas animales que en realidad irritaban la piel. Pero desde hace ya mucho los jabones pasan estrictos controles dermatológicos en los que se deben testar en la piel para conseguir los mejores resultados y evitar cualquier tipo de alergia o reacción ante sus componentes. Así que no hay que preocuparse sobre esto, porque no se corre ningún tipo de peligro.

Usar vaselina para tratar las arrugas. La vaselina es un potente complejo hidratante para los labios, e incluso puede ayudarnos con gripes y procesos catarrales en las fosas nasales, ya que hace que la piel vuelva a hacerse elástica aún tras las rozaduras que se producen por la congestión. Sin embargo, está demostrado que la vaselina no tiene ningún efecto sobre las arrugas, y además es contraproducente en el caso de las pieles grasas, ya que tiende a engrasarlas todavía más.

Quitar una cana, hace que nazcan otras. Lo cierto es que no hay rigor científico para tal argumento. De hecho, las canas se producen por la despigmentación del cabello, pero quitarlas no implican que crezcan otros cabellos iguales. Lo cierto es que no tiene ningún sentido quitar los pelos que son canas, lo más cómodo, y también lo más lógico es teñirlos. Así que déjate de creer en el mito, pero por el hecho de que no es lógico arrancarse el pelo, y no porque vayan a salirte más, mejor utiliza un tinte para deshacerte del problema.

Cortarse el pelo semanalmente hace que crezca más rápido: es cierto que el cabello cuando le damos un corte toma fuerza. Nos deshacemos de lo peor de él, porque le quitamos esa parte más dañada que impedía que creciese. En todo caso, hacerlo muy a menudo no hace que crezca más rápido de lo que va a hacerlo. Con retocarse el peinado para que quede bien, como queremos, y pasar la peluquería al menos una vez cada 3 meses es más que suficiente para garantizarnos un cabello sano.

Como ves, son unos cuantos los mitos que se han colado en el mundo de la belleza y que no son más que mentiras contadas muchas veces. Y aunque hay un refrán que dice que una mentira contada muchas veces puede que se transforme en verdad, lo cierto es que en este caso, no lo es tanto. Puede que muchas repitan por pura tradición, pero llega un momento en que nos preguntamos por qué no nos funciona a nosotras, y en ese momento es cuando descubrimos que quizás era solo un mito. Un mito que se va extendiendo y que creo que ya era hora de ponerle freno. ¿No te parece?

Imagen: jlastras

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...