Pierde una talla sin pasar hambre

Si por alguna causa tu báscula te juega una mala pasada y has engordado unos kilos que has acumulado, bien por una fiesta puntual o por excesos, es hora de poner punto y final y retomar los hábitos saludables y volver a tu peso normal.

Para ello, trata de desayunar, comer y cenar siempre a la misma hora y de realizar un pequeño tentempié a media mañana y media tarde. No te saltes ninguno, de lo contrario te sentarás a la mesa con un apetito voraz. Ya que si has engordado por algo puntual o por excesos, el estómago te pedirá la misma cantidad de calorías.


Toma comidas ligeras que sacien el apetito. Si los tomas calientes pueden ser sopas, caldos, cremas porque sacian más que ningún otro entrante. Para que sean ligeras a la vez que diuréticas, prepáralas sin lácteos, sin patata y sin harina. Si les añades carne quítale la piel y la grasa y deja enfriar el caldo para después retirar la capa de grasa que siempre queda en la superficie.

Los segundos platos que sean ligeros. La mejor forma de preparar platos principales que contenten al estómago y sean bajos en calorías es incluyendo una fuente de proteínas, huevos, carne o pescado, y una guarnición de verduras. Todo ello, cocinado de forma sencilla y sin salsas.

Ponte a salvo de las tentaciones. El aporte calórico del picoteo puede representar un exceso de 250 o de 500 Kcal al día. Se trata de una cantidad muy alta, si se tiene en cuenta que para quemar esos caprichos tendríamos que nadar durante media hora o montar en bici una hora y media, respectivamente.

Hay tentempiés que te pueden llenar igualmente, como pueden ser los yogures desnatados con salvado, te sentirás tan llena que no caerás en la tentación de zamparte un bombón o un bollo dulce.

Imagen | superdelgada

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...