¿Por qué es mejor utilizar productos de belleza por la noche?

Siempre se anda con preocupación por la belleza y pensando que no hay tiempo para cuidarse adecuadamente, quizá todavía no hayas descubierto que las horas previas al descanso nocturno son las ideales para los tratamientos de belleza.

Belleza nocturna

Saber cuando aplicar un tratamiento de belleza es muy importante para conseguir una mayor eficacia. Muchos de estos artículos recomiendan su uso por la noche pero, ¿por qué es mejor utilizar productos de belleza por la noche? Pues, ¿por qué va a ser?, para estar más guapa, para ligar mejor, para…

Para, para, que no me estoy refiriendo a utilizar productos de belleza antes de salir por las noches, sino antes de irte a descansar, es decir, los tratamientos que se aplican por la noche. Como veo que no lo tienes muy claro, te lo explico a continuación.

Tratamientos antes de descansar

El maquillaje, el frío, la constante exposición a los rayos del sol, son algunos de los factores que, junto con el paso del tiempo, deterioran el cutis y aceleran su envejecimiento. La piel necesita descansar y la noche es uno de los momentos más importantes para recuperar su desgaste diario.

Dormir es fundamental para nuestra piel. El metabolismo humano está regulado por un reloj interno que se ajusta mediante factores como la luz, la actividad física, los alimentos y las actividades cotidianas. Durante la noche, el cutis absorbe mucho mejor los activos de los cosméticos. Mientras duermes tu piel duplica el efecto de los cosméticos.

Una calidad de sueño irregular o deficiente puede traducirse en una tez opaca y un tono de piel desigual. Los cuidados nocturnos en este caso son aún más necesarios. Cuando se descansa, la piel entra en pleno proceso de regeneración. Es recomendable aplicar una crema que optimice la reparación celular para sacar el máximo provecho al descanso.

Los tratamientos nocturnos ayudan a despigmentar la piel, permiten eliminar sustancias que se van acumulando y aportan el agua necesaria, los elementos que permitan mantener los correctos niveles de hidratación. Logran compensar la falta de ingredientes nutritivos y suponen confort de forma inmediata. Todo ello conduce a que la piel, al despertarnos tenga una inusitada luminosidad y una complexión fresca e hidratada sin signos de fatiga.

No hay que esperar a última hora para aplicarlos antes de acostarse, se pueden realizar los tratamientos en cuanto llegues a casa, aunque aún queden horas antes de meterte en la cama, siempre y cuando te resulte más cómodo.

Marcando el ritmo

Limpiar la piel tras un largo día es lo más importante al llegar a casa. Lavar la cara con agua tibia y jabón neutro es el mejor tratamiento de belleza que se le puede regalar al cutis. Un hábito tan sencillo como lavarse la cara es fundamental para mantener la dermis libre de impurezas y el primer paso para lucir una piel perfecta. Si se utilizan productos hay que procurar que no contengan elementos que puedan resecar la piel, deben permitir el desmaquillado sin friccionar, con métodos efectivos pero suaves para respetar el equilibrio del PH.

  • Después de limpiar puedes exfoliar, una vez por semana, para limpiar en profundidad tanto la cara como los labios. Si se quieren tratar los primeros signos de la edad hay que aplicar sustancias que estimulen la regeneración celular, como un exfoliante, dos o tres veces por semana, y un concentrado diario para hidratar y nutrir las pieles maduras. El contorno de ojos requiere fórmulas nutritivas y con acción drenante si se tienen bolsas y ojeras.
  • Las mascarillas faciales son otra vía para limpiar tu cutis de impurezas y ayudar a hidratar la piel. Conviene aplicarlas una o dos veces por semana antes de dormir. En el mercado también encontrarás gran variedad de mascarillas dependiendo de tu tipo de piel y el efecto que quieras conseguir (hidratar, exfoliar, oxigenar).
  • El siguiente paso consiste en tonificar, algo que la mayoría pasa por alto pero resulta fundamental para la piel. El tónico es el gran olvidado en todos los rituales de belleza pero ayuda a cerrar los poros, eliminar los restos de jabón y preparar la piel para la hidratación posterior. Su uso mejorará la apariencia de tu piel.
  • Tras una buena limpieza llega el momento de aplicar una crema hidratante que ayude a descansar, reparar y aliviar. Mientras se duerme los activos penetran y se absorben más fácilmente. Procura hidratar la piel desde la cara hasta los pies, uno de los errores más comunes que se cometen en los rituales de belleza nocturnos es prestar demasiada atención a la cara y olvidarse de que el resto del cuerpo también necesita sus cuidados.
  • No hay que olvidar que los músculos de la cara necesitan ser ejercitados para evitar la flacidez y la pérdida de elasticidad en la piel del rostro. La gimnasia facial ayuda a mantener la piel deslumbrante y sana, y a prevenir las marcas y arrugas que van apareciendo con la edad. Existen múltiples ejercicios para prevenir la aparición de las patas de gallo, las arrugas en la frente o para reducir papada.

Y hablando de gimnasia, hacer deporte también ayuda a mejorar la apariencia de tu piel. Realizar ejercicio horas antes de dormir aporta beneficios a tu cutis. La actividad física aumenta la temperatura del cuerpo, ocasionando que los poros se dilaten. Estimula la circulación de la sangre y aumenta la cantidad de oxígeno en la piel. El ejercicio tonifica los músculos y eso mantiene tu piel firme y joven.

Para terminar, un consejo que te ayude en tu relax y tu bienestar. Pon tu perfume favorito en las sábanas o almohada (no en el cuerpo porque tiene alcohol) y disfruta de su aroma cada vez que te muevas en la cama, que, como decía mi vecina, “es buen prado, que aunque no se duerma se esta descansado”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...