Radiofrecuencia corporal: ¿qué beneficios tiene?

La radiofrecuencia corporal es una técnica de medicina estética que permite combatir de forma eficiente la flacidez y la celulitis sin efectos secundarios ni complejos post-operatorios.

radiofrecuencia

Puede que hayas oído hablar en varias ocasiones de los tratamientos estéticos de radiofrecuencia corporal y de los beneficios que tienen para la eliminación de grasas y para combatir la piel flácida. Pero, ¿sabes realmente lo que es la radiofrecuencia y el uso que se le puede dar en medicina estética? Precisamente para resolver todas esas dudas de principiante, tanto si es pura curiosidad como si estás pensando en someterte a una de estas operaciones, hemos creado esta guía de radiofrecuencia corporal que publicamos hoy en nuestro blog Centro Mujer.

La radiofrecuencia corporal permite combatir los problemas que hemos mencionado anteriormente porque crea un campo magnético en el que se intercambian los polos y se produce calor. Esa energía en forma de calor penetra en las capas más profundas de la piel y provoca una serie de reacciones que pueden aprovecharse para combatir la grasa y la flacidez. A continuación analizamos cada una de ellas con mayor detalle y te contamos cuáles son los principales beneficios de este tratamiento estético que no requiere de intervención quirúrgica y que es además uno de los preferidos por su escasa incidencia en cuanto a efectos secundarios y necesidad de procesos de recuperación.

Los principales beneficios de la radiofrecuencia corporal

Operación bikini en los quirófanos

Operación bikini en los quirófanos

  1. La radiofrecuencia corporal es capaz de provocar en la piel un calentamiento por debajo de las capas de la dermis. Este proceso afecta a la piel y al tejido graso subcutáneo por lo que se pueden obtener resultados eliminando esos molestos daños que estéticamente están mal vistos.
  2. Al mismo tiempo la radiofrecuencia corporal con su calor en las capas profundas de la piel mejora el drenaje del sistema linfático. Esto supone que se producirá una mejora en el drenaje de líquidos y se obtendrá la eliminación de las toxinas que se acumulan en nuestro organismo.
  3. Gracias al calentamiento de la zona y la mejora del sistema linfático se puede conseguir eliminar buena parte de la celulitis que se observa en las capas superficiales de la piel.
  4. Con la radiofrecuencia corporal se consigue mejorar la circulación de las zonas tratadas. Eso significa que se logrará una mejora también del comportamiento futuro de ellas con lo que se verá no solamente un resultado a corto plazo, sino que se mantendrá en el tiempo si se sigue una dieta adecuada.
  5. Con el tratamiento de radiofrecuencia, se forma nuevo colágeno en la piel y en las zonas inferiores a ésta. En ese sentido se produce una especie de renovación que origina esa sensación de menor flacidez. La mejoría de la firmeza es una de las razones que llevan a muchas mujeres a pensar en aplicarse uno de estos tratamientos.

La flacidez y la radiofrecuencia corporal

La radiofrecuencia corporal es muy utilizada para recuperar la firmeza en zonas de la piel que la han perdido. Los continuos cambios de peso, la obesidad, el paso del tiempo, y otros factores como los embarazos hacen que el cuerpo ya no responda de la misma manera. Esto ocasiona el hecho de que la piel parezca caída y pueda presentar una sensación de estar casi descolgada. Aunque dependerá mucho de cuán grave sea el daño, y también de las características de la zona, casi cualquier tipo de problema de flacidez puede tratarse con radiofrecuencia.

Sin embargo, como las causas pueden ser diversas, tras someterse al tratamiento se recomienda seguir una dieta equilibrada y evitar aquello que haya sido la causa del daño reparado en la operación.

La celulitis y la radiofrecuencia corporal

lipoescultura

Aunque existen un montón de compuestos que funcionan contra la celulitis lo cierto es que la piel de naranja puede convertirse en un problema muy rebelde de nuestra piel. Gracias a todos los efectos que tiene sobre el sistema circulatorio y linfático la radiofrecuencia corporal se configura como la solución ideal para conseguir la mejora de la celulitis y sus derivados. La eliminación de la grasa acumulada junto con los beneficios futuros que se obtienen sobre la zona y la escasez de efectos secundarios la convierten en la técnica ideal para quien no quiere complicarse en un quirófano o con procesos que requieren largas recuperaciones.

Cómo es el tratamiento con radiofrecuencia corporal

Si estás pensando en someterte a un tratamiento de radiofrecuencia corporal seguramente te resulte muy interesante conocer algunos de los detalles que te contamos a continuación y que definen esta técnica que tan práctica puede resultar contra dos de los males más molestos en el caso de las mujeres:

  • La duración del tratamiento de radiofrecuencia corporal varía dependiendo del área que se pretenda tratar. En todo caso, las zonas más pequeñas pueden solucionarse con una sesión de 25 minutos. Aquellas de mayores dimensiones como las cartucheras pueden demorarse hasta 50 minutos por sesión.
  • Aunque el proceso de radiofrecuencia corporal es realmente simple se debe pasar antes por un proceso especializado en el que se evalúa a la paciente. Después, justo minutos antes de la sesión se marcará la zona a tratar con un rotulador quirúrgico.
  • Tras la sesión que no causa dolor ni genera molestias importantes en la paciente, se aplica un gel, generalmente compuesto de aloe vera y otras sustancias naturales hidratantes. Al no tratarse de una intervención con agujas o bisturíes, la paciente puede incorporarse, si lo desea, de forma inmediata a sus actividades habituales.
  • Las únicas recomendaciones que deben seguirse en los siguientes dos días son las de evitar el sol en las zonas que han sido tratadas, así como los rayos UVA de algunos tratamientos cosméticos para el bronceado.
  • El número de sesiones que se necesitan para lograr los deseados resultados varía según la zona y la propia paciente. Sin embargo, de manera general se habla de un mínimo de 8 sesiones.
  • Las sesiones no se pueden llevar a cabo una detrás de otra. Se debe esperar, como mínimo, un período prudencial de una semana antes de comenzar con la siguiente sesión de radiofrecuencia corporal en la misma zona.

Como has podido ver, la ausencia de efectos secundarios y la no necesidad de pasar por un proceso de recuperación lento son las ventajas más importantes que otorga el tratamiento con radiofrecuencia corporal para solucionar problemas como la flacidez o la celulitis. Entre algunas de las reacciones que se producen podemos ver una tensión de la piel por la recuperación del colágeno, pero también la eliminación de algunas de las zonas más complejas de acumulación de grasa gracias a la mejora del drenaje del cuerpo. Además, precisamente por todos estos efectos se nota, con la aplicación de las sesiones necesarias, una reducción en cuanto al volumen de la zona que ha sido tratada con la técnica.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...