Repara las imperfecciones del rostro

Las pieles sensibles y con tendencia acneica son las que más sufren los efectos sobre todo tras el verano en la piel, porque son las más reactivas.

Una buena limpieza en el rostro es importante para la piel

El acné que había mejorado durante las vacaciones a causa del sol y el relax, rebrota de nuevo al final del verano como bien saben las mujeres que sufren de ello. Todo ello es derivado a que la radiación solar produce radicales libres, que irritan la glándula sebácea y estimulan su actividad favoreciendo después la aparición de los granitos.

Para este tipo de pieles lo mejor es usar un producto antiacneico y para evitar la aparición de manchas en las zonas irritadas es conveniente usar un fotoprotector con SPF alto con una fórmula específica, con activos antibrillos y antihumedad con un acabado en seco.


También sucede que otro trastorno en la piel es la cuperosis y también empeora más con el sol y el calor. Para tratarla conviene usar a diario una crema de tipo calmante y que refuerce los capilares, evitar los ingredientes demasiado resecantes y esperar hasta bien avanzado el otoño para realizar tratamientos médicos estéticos como láser y esclerosis.

Por otro lado, la limpieza tiene que ser muy suave, aunque es un acto de higiene es el primer gesto delicado para la piel.
Si tu piel es grasa usa un gel espumoso sin jabón y aclara con abundante agua. Sin embargo, si es sensible y seca, evita la limpieza con agua, y usar productor respetuosos y con propiedades calmantes.

Las aguas micelares, las leches desmaquillantes y los bifásicos retiran el maquillaje con total suavidad y al mismo tiempo dejan una fina película sobre la piel que la deja protegida y flexible. Como punto final, aplica el tónico sin alcohol.

En el resto del cuerpo evita los baños con agua demasiado caliente, que perjudican a la piel ya debilitada por el sol. Para recuperar el confort, cambia tu gel del baño habitual por uno con propiedades nutritivas y calmantes, un aceite de cucha o jabón sobregraso, que protegen el manto hidrolipídico cutáneo.

La rosa de mosqueta, caléndula, aceite de oliva, argán, té verde o áloe vera son algunos de los mejores principios activos reparadores naturales.

Imagen | trendenciasbelleza

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...