¿Sabes qué es el peeling?

Si quieres mejorar el aspecto de tu piel deberías hacerte un peeling. En este artículo conocerás todo lo que debes saber sobre este tratamiento.

¿Para qué sirve el peeling?

El peeling es un procedimiento estético no invasivo en el que se eliminan las capas externas de la piel con el objetivo de recuperar su tersura. Este tratamiento ayuda a mejorar de forma significativa el aspecto de la piel quitando distintas capas de la epidermis. Realizar un peeling en tu piel hará que esta luzca más joven, sin manchas y con muchas menos arrugas.

Si quieres borrar los daños producidos en la piel por efecto del sol, el acné o el paso de los años sería bueno que pienses en someterte a un peeling. Normalmente este tratamiento se realiza en la piel del rostro, pero también puede hacerse en las manos, los brazos o la espalda. Las sustancias que se emplean cuando se hace un peeling son el fenol, el ácido glicólico, el tricloroacético y el ácido salicílico.

Tipos de peeling

Existen tres tipos de peeling según su profundidad:

  • Peeling profundo. Este tratamiento ayuda a eliminar las arrugas superficiales, medias y profundas; quita las manchas solares; borra la lesiones de la queratosis; y contribuye en la recuperación del aspecto terso de la piel. Para realizar este peeling se utiliza fenol.
  • Peeling medio. Con este procedimiento se quitan las arrugas leves y las manchas solares. También es muy efectivo para combatir el envejecimiento de la piel. En este tipo de peeling se emplea una mascarilla de fenol. Además, es el tratamiento que se hace previo a un lifting.
  • Peeling superficial. Las cicatrices producidas por el acné y las arrugas leves se suprimen con este peeling. Asimismo, se usa para combatir los cutis muy grasos. Los alfa-hidroxiácidos son el componente principal de este tratamiento.

Ventajas y desventajas de un peeling

Someterse a un peeling tiene muchos beneficios. Entre ellos se encuentran la eliminación de las cicatrices del acné, las patas de gallo, las arrugas causadas por el sol y la flacidez. Además, está indicado para cualquier tipo de piel y es indoloro y rápido. Requiere solo anestesia local y en el mismo día se puede regresar a casa. Una vez realizado, tu piel se llenará de luminosidad.

Sin embargo, este procedimiento estético también cuenta con varios inconvenientes. Después de hacer un tratamiento de peeling, la cara queda enrojecida durante varios días. Como se eliminaron varias capas de piel, tras someterte a este tratamiento debes evitar los rayos de sol pues podrías quemarte con mucha facilidad. El enrojecimiento debe durar un máximo de cuatro días, si pasa más tiempo o se observan manchas en la piel, es necesario acudir al médico.

Algunos profesionales aconsejan un tratamiento previo al peeling para que la piel responda mejor. Esto puede alargar el procedimiento, pero los resultados serán de mayor calidad

Normalmente los peelings no necesitan tiempo de recuperación, pero si te sometiste a un peeling profundo, debes permanecer al menos una semana de reposo.

Es importante que tengas en cuenta que para realizarte un peeling es mejor que esperes al otoño porque la piel lluego de realizar este tratamiento queda muy desprotegida contra los rayos del sol. Debes tener presente que aunque el peeling se realice en invierno tendrás que mantenerte igualmente alejada de los rayos del sol en las horas posteriores a la realización.

Los resultados del peeling se ven por etapas, pues al principio la piel está demasiado enrojecida y al pasar un mes la piel adquiere un tono rosado pálido con descamaciones. También puede ser que necesites más de una sesión de peeling para lograr los efectos deseados, pero esto es algo que comprobarás con el tiempo.

Antes de someterte a un peeling

Como paso previo a esta intervención debes tener presente los siguientes aspectos:

  • Información por parte del médico. El especialista debe informarte de todo el proceso. Además, también tiene que resolver tus dudas tanto antes de la intervención como después.
  • Comentar el historial clínico. Si padeces alguna enfermedad debes decírselo al especialista.
  • No realizar embarazada, con lactancia o con ciertas enfermedades. No puedes someterte a un peeling si estás embarazada o dando el pecho.Tampoco puedes hacer este tratamiento si padeces psoriasis o rosácea.
  • Análisis de la piel. El profesional debe estudiar tu piel y el problema que padeces para recomendarte el peeling que necesitas.
  • Seguir las instrucciones. Sigue las indicaciones que te den al pie de la letra para que los resultados obtenidos sean óptimos.
  • Prohibida la exposición al sol. No te expongas al sol antes de someterte a esta intervención.
  • Lleva a cabo una limpieza profunda de la piel. Antes de la intervención debes realizar una limpieza profunda del cutis.
  • Presta atención a las cremas. No utilices cremas que no te recomendara el especialista.

Riesgos del peeling

Al ser una intervención más, el peeling también acarrea riesgos:

  • Herpes bucal: puede presentarse un herpes en la boca.
  • Color en la piel: esta podrá colorearse excesivamente.
  • Falta de pigmentación: se puede sufrir una falta de pigmentación con un peeling.
  • Diversos problemas: pueden aparecer infecciones, alergias, costras o ampollas.
  • Dolor: la zona queda ligeramente adolorida durante un tiempo.
  • Cicatrices: pueden surgir cicatrices si el peeling no se ha realizado correctamente.

Estos tratamientos se realizan en centros médico-estéticos y su precio puede rondar los 200 o 300 euros por tres sesiones. La duración de esta intervención suele ser de una hora. Los resultados son temporales y empiezan a apreciarse en la primera sesión.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...