Si no te gusta tu vagina hay solución: vaginoplastia o cirugía estética vaginal

si-no-te-gusta-tu-vagina-hay-solucion-vaginoplastia-o-cirugia-estetica-vaginal

Que el culto al cuerpo crece de forma exponencial en estos tiempos, no es nada nuevo. Que hoy en día prácticamente todo el cuerpo puede ser operado para conseguir que estemos más contentas, tampoco es nada nuevo. Pero la existencia de operaciones como «vaginoplastia» o «labioplastia«, es algo nuevo para muchas de nosotras.

Aunque estas dos palabras nos parezcan algo nuevo para muchas, lo cierto es que el número de mujeres que deciden someterse a una operación de cirugía estética vaginal, es cada vez mayor. La popularidad de la intervención crece mientras que la información al respecto es muy escasa. Tanto es así, que un grupo de investigadores de la Escuela Universitaria de Londres (UCL) ha decidido publicar un informe para alertar de los posibles riesgos de este tipo de operaciones. En el mismo estudio, se han puesto en duda los fundamentos éticos a la hora de someter los genitales a cuestiones estéticas.

Las principales razones que nos llevan a tomar la decisión de realizarnos este tipo de operaciones son, fundamentalmente, de naturaleza física y psicológica, como insatisfacción por el aspecto de la vagina, baja autoestima y dificultades sexuales. Sin embargo, expertas que han colaborado en la investigación señalan que es muy probable que la raíz de tales incomodidades sea de tipo psicológico. En cuanto a su fundamento ético, estas expertas aseguran que estas inseguridades y ansiedades son causadas por la presión social y la publicidad.

La cirugía plástica vaginal tiene como objetivo mejorar la apariencia del órgano sexual -de hecho, la intervención más demandada es la reducción del tejido de los labios vaginales, que cuesta unos 3.300 euros-. Pero esta operación no tiene sólo beneficios y aspectos positivos. Las mismas expertas son, además, quienes señalan algunos de los principales riesgos. Éstas aseguran que la operación podría aumentar los problemas sexuales, ya que podrían dañarse los nervios de la zona vaginal, afectando así a la sensibilidad y la satisfacción sexual.

También podrían presentarse posteriores complicaciones en el parto, como hemorragias o desgarros. Sin embargo, los cirujanos especializados en estas intervenciones no se muestran de acuerdo y creen que se ha exagerado. Lo presentan como un procedimiento menor, con pocos riesgos: «ésta es una operación que realizamos desde los años 70. Cualquier intervención mal efectuada acarrea riesgos, pero si se hace adecuadamente no tiene por qué», explica la cirujana Angelica Kavouni.

Imagen | Shawn Phelps

En CentroMujer | Cervicitis, enfermedades comunes en la muje

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...