Si tienes caspa

Se necesita algo más que un champú normal y mucha constancia para acabar con la molesta y antiestética caspa. Para combatirla primeramente hay que aplicar productos específicos.

En el caso de la caspa seca, hay escamas pequeñas y blanco-grisáceas, que caen al peinar o de forma espontánea, el pelo está áspero y mate y si hay picor desaparece después del lavado del cabello.


Cuando la caspa es grasa, hay escamas gruesas y blanco-amarillentas, que son más abundantes en la zona frontal, alrededor de las orejas y en la nuca, las escamas están adheridas al cuero cabelludo formando placas y acostumbra a haber picores y enrojecimientos.

Los cuidados que te ayudarán y mucho, es el utilizar champús y lociones anticaspa de calidad. La eficacia es notablemente superior a la de las fórmulas más sencillas, porque incluyen diversos activos, que frenan la multiplicación excesiva de las células, son antisépticos, disgregan las escamas y calman el picor.

Nunca te acuestes con el cabello mojado. La oclusión y el calor de la almohada en al cabeza favorecen la multiplicación del microorganismo que causa la caspa, el picor es más intenso y la caspa no desaparece.

También puedes aplicar mimos extras a tu cabello. Presta un poco más de atención en el lavado cotidiano y tu melena lo agradecerá. Acláralo bien y con abundante agua tibia. En las melenas largas o espesas suelen quedar restos de espuma que dejan los cabellos mates y pastosos.

Hay productos para reponer los lípidos perdidos en el lavado y desenredarlo mejor. Si tienes el cabello grueso, sustitúyelo por una mascarilla. Elimina la humedad pasando ligeramente la toalla desde la raíz a las puntas. No lo frotes enérgicamente porque el cabello húmedo es muy frágil.

El secado mejor al aire libre. Si usas secador que sea con temperatura moderada y a unos 20 cm de la cabeza para que el cabello no se deshidrate.

Imagen | garnier

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...