Ultracavitación: así es la técnica de estética que está de moda

La ultracavitación es una técnica de medicina estética que permite reducir la grasa gracias a un sistema que genera presión sobre las células que la almacenan. Es un procedimiento que otorga resultados a corto plazo.

belleza

La ultracavitación es una técnica estética que se ha puesto de moda en los últimos tiempos por varias razones. En realidad, entre las más destacadas se encuentran los buenos resultados que ofrece, el escaso o nulo dolor que produce, y el hecho de que no requiere de un proceso de recuperación tras someterse a ella. En realidad, son muchas más ventajas de las que parecen si tenemos en cuenta todos los beneficios que se pueden obtener gracias a la ultracavitación. A continuación analizamos algunos de los problemas que se suelen tratar con este tratamiento, los que seguramente te interese conocer.

Además de los escasos efectos secundarios que produce la ultracavitación, otra de las ventajas que posee es que es ideal para casi cualquier tipo de mujer. De hecho, está desaconsejada solamente en algunas situaciones a las que vamos a hacer referencia a continuación. Del mismo modo, es un tratamiento cuyos beneficios se pueden comprobar en el corto plazo, no requiere de demasiadas sesiones para notar la diferencia entre el antes y el después y, aún pese a que no resulta sustancialmente económico, lo es mucho más que la mayoría de las técnicas utilizadas para conseguir el mismo propósito. ¿Todavía tienes dudas sobre el hecho de que la ultracavitación sea para ti? ¡Pues no te pierdas todo lo que te contamos a continuación.

El proceso de la ultracavitación

La ultracavitación es un proceso bastante sencillo que se lleva a cabo en clínicas especializadas y que consiste en utilizar un aparato que emite ondas que crean pequeñas burbujas que debilitan a las células que mantienen el tejido graso. A través de esas ondas, las células se debilitan y en ocasiones se rompen dejando salir al tejido adiposo y permitiendo que el organismo lo expulse a través de la linfa y de la orina. De hecho, tras una primera sesión, o sesiones continuadas de ultracavitación el paciente se encontrará expulsando parte de esa grasa que quería eliminar en un proceso natural que no requiere de ningún tipo de seguimiento.

La operación de ultracavitación en sí misma no es dolorosa. De hecho, el paciente que se somete a ella no siente nada y no se requiere ningún tipo de anestesia, ni siquiera la local. La duración de la sesión dependerá de la zona a trtatar aunque generalmente no superan los 45 minutos. En cuanto a las sesiones necesarias para conseguir los mejores resultados, hay variación según el propio paciente, la zona afectada y el resultado que se pretenda lograr. Sin embargo, generalmente se notan las primeras ventajas entre la primera y la tercera sesión de ultracavitación. Para un resultado óptimo se recomiendan unas 6 sesiones para conseguir lo que se está buscando. El tiempo que se debe esperar entre sesiones dependerá de la recomendación que haga el especialista.

Tras el tratamiento habrá que tomar únicamente precauciones relativas al consumo de agua en abundancia para ayudar al organismo a eliminar la grasa que hemos lanzado al torrente linfático gracias al tratamiento. En todo caso, en la clínica especializada en la que te hagan la operación estética te explicarán cuáles son las recomendaciones a seguir para que el tratamiento sea eficaz y no notes ninguna molestia.

Beneficios y tratamientos con la ultracativación

estetica

La ultracavitación es un tratamiento estético bastante versátil y se puede utilizar para tratar diversos problemas relacionados con la figura y la forma física. Aunque hay que valorar si para lo que queremos conseguir la ultracavitación es la técnica que mejor resultado nos puede dar, generalmente estos son los usos más frecuentes de esta operación de estética:

  1. Se consigue eliminar la celulitis en un 80% de los casos. Además, por la naturaleza del tratamiento en sí mismo se evita que vuelva a reaparecer en la zona tratada.
  2. Se reduce volumen de manera generalizada al eliminar las células grasas que se forman en zonas localizadas del cuerpo y mejorar la eliminación de este tejido a través del sistema linfático y la orina.
  3. Se puede conseguir una reafirmación notable de las zonas tratadas con ultracavitación ya que se elimina el tejido adiposo que formaba parte de ellas.
  4. Se puede modelar el cuerpo consiguiendo una mejora estética de zonas que tienen tendencia a acumular grasa influyendo en un tipo corporal que no es el que gusta a la mujer que lo tiene.
  5. Las zonas más rebeldes, esas que muestran resistencia a otros tratamientos, se ven beneficiadas por la fórmula de la ultracavitación de insistir en varias sesiones en su eliminación progresiva eliminando también posibles daños o efectos secundarios en ellas.

Los pros y los contras de la ultracavitación

Aunque los escasos efectos secundarios del tratamiento con ultracavitación hacen que esté recomendada en muchos casos hay que decir que existen tipologías de pacientes que no pueden someterse a este tratamiento. En particular, la ultracavitación no puede aplicarse en mujeres que se encuentren encintas, ni tampoco en ninguna paciente que tenga epilepsia o quien lleve un marcapasos. En el caso de que alguien quiera hacerse la ultracavitación y tenga una prótesis, el tratamiento no podrá tocar esa zona en la que está colocada.

Por otro lado, si bien la ultracavitación es apta para prácticamente todo el público salvo las excepciones anteriores, si estás pasando por un proceso infeccioso no podrás hacerte un tratamiento de ultracavitación hasta que se haya superado. Esto es una recomendación para evitar que éste empeore o se mantenga en el tiempo más de lo previsto al incidir en él el tratamiento.

ultracavitacion

La operación de ultracavitación es realmente sencilla, no requiere de demasiado tiempo para mostrar resultados y, lo que es mejor, resulta una técnica muy práctica para quien no está dispuesto a pasar por el quirófano o, en todo caso, por un proceso de recuperación largo. Muchas mujeres de hoy en día quieren recuperar su figura o sentirse más bellas, pero no pueden o no quieren renunciar a tener una vida normal por ello. La mayor parte de las operaciones de cirugía estética, sobre todo aquellas que requieren de bisturí implican que hay que estar varios días de reposo y seguir indicaciones médicas que impedirían, con total certeza, poder trabajar y ocuparse de la actividad diaria. Estar guapas y sentirse bien con uno mismo no implica tener que renunciar a todo lo demás. Eso es una tesis de otra época en la que la mujer tenía un lugar más pasivo. Por suerte, la cada vez más habitual incorporación al trabajo y desarrollo profesional de las mujeres hace que sea realmente importante el desarrollo de técnicas que combinen ambos factores. Y entre las varias que se comercializan de forma habitual nos encontramos la ultracavitación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...