Un gran nutriente con la uva pasa

Es toda una golosina para el paladar y el organismo. La uva pasa da un toque dulzón a los platos salados, como puede ser el cuscús, las verduras salteadas, los rellenos de carne, etc, al tiempo que enriquece las recetas dulces con buenas dosis de hierro y vitamina E, entre otros nutrientes.

La uva pasa tiene una alta concentración de minerales y, entre todos ellos, destaca el potasio. Si tienes la tensión arterial alta o retienes líquidos de más, añade esta fruta desecada a la ensalada.


Un puñadito cerrado de uvas pasas contiene la misma cantidad de hierro que dos lonchas de jamón. En caso de anemia, conviene comer este alimento con fruta fresca, en macedonia o crépes.

Por otro lado, gracias a su alto contenido en fibra y en magnesio, esta fruta deshidratada acelera el tránsito intestinal. Lo ideal es combinarla con otros alimentos ricos en fibra: arroz integral, o cereales en el desayuno.

Nutritivas y energéticas, las pasas son un alimento de obligada presencia en la dieta de los niños y adultos con bajo peso. Aunque concentran más azúcares y menos vitaminas que las uvas frescas, refuerzan con eficacia la salud de las personas convalecientes o estresadas.

Pese a su aspecto arrugado, las uvas pasas son una excelente fuente de compuestos antiedad, como la vitamina E. Si quieres seguir una cura dietética de efecto rejuvenecedor, tanto a nivel interno como externo, mezcla las pasas en un tarro con frutos secos y come un puñado de vez en cuando.

Como dato a destacar de este gran nutrientes, hay que tener en cuenta que los azúcares de las pasas elevan las tasas de glucosa en sangre, de ahí que las personas diabéticas tengan restringido su consumo, por lo tanto para ellos nada de uvas pasas.

Imagen | menshealthlatam

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...