Ventajas y riesgos de hacerte un piercing en el ombligo

El piercing en el ombligo es uno de los que más llamativos resultan a la hora de elegir uno de estos adornos. Sin embargo, tiene como todas las cosas pros y contras que analizamos hoy.

PIERCING

Los piercings son complementos de moda que para muchas se convierten en un objeto de decoración de su cuerpo digno de lucir. Por haber, piercings los hay de todos los tipos, pero hoy en Centro Mujer queremos hablarte de uno de los más demandados; del piercing en el ombligo. En este caso queremos desmontar algunos de los mitos que se cierran ante él, así como contarte las ventajas que tiene hacerte uno, y las desventajas y el proceso de curación por el que tendrás que pasar. Así que si estabas pensando en hacerte uno, o quieres descubrir a lo que te enfrentabas por el que llevas desde hace tiempo, no te pierdas lo que te contamos a continuación.

Piercing en el ombligo: todo lo que tienes que saber

El piercing en el ombligo no es uno de los más demandados porque sí. En realidad, nos encontramos con un complemento que es de los más fáciles de colocar, que nos ofrece unos más fáciles cuidados hasta su curación, y que además es fácil de ocultar, de tal manera que no tenemos que verlo todos los días, ni tampoco tendremos problemas relacionados con empleos en los que nos exigen estar libres de piercings y similares.

Riesgos al hacerse un piercing en el ombligo

Aunque pudiese parecer casi idéntico procedimiento, hacerse un piercing es siempre hacerse una pequeña herida que requiere sus cuidados. De ese tema vamos a hablarte en referencia al piercing en el ombligo en el siguiente párrafo. En todo caso, antes de pasar a esa parte, me gustaría recordar que los mayores riesgos que se pasan al hacerse un piercing son aquellos que pasamos por seleccionar el centro que nos lo realizará. Acude siempre a un negocio de estética autorizado y que tenga en regla todos los cursos y medidas de seguridad necesarias para este tipo de intervenciones. Si no lo haces por el precio, tu salud podría pasarte luego una buena factura.

Curación de un piercing en el ombligo

El piercing en el ombligo es de los más sencillos de curar. Pero eso no significa que no requiera sus propios métodos. Si se ha hecho de forma correcta y el accesorio que te han colocado es de acero inoxidable, lo único que deberías hacer es limpiarlo diariamente con agua y jabón y si lo deseas echarle betadine en crema, que es más sencillo de aplicar y no acabarás manchada por todos lados con el clásico desinfectante. Con eso, y en un período de unos quince días podrías tener ya la herida curada. En todo caso, para evitar problemas e infecciones, se recomienda que no se quite el piercing original hasta pasados tres meses desde que te lo has hecho. ¿Fácil el proceso, no?

Tener un piercing en el ombligo

El hecho de que el piercing en el ombligo sea de nuestros preferidos responde en parte a todo lo que hemos explicado hasta ahora, ya que se trata de una intervención sencilla y que no requiere grandes cuidados, pero lo hace en mayor medida sobre el lugar en el que está situado. Poder taparlo con solo ocultar el vientre resulta fácil para aquellas que en sus trabajos se encuentran con estrictos protocolos acerca del uso de estos accesorios, y también para quien no quiere todo el tiempo exponer esta joya corporal que aunque ha pasado un poco la moda colectiva de hacerlos por doquier, continúan siendo demandados con más criterios de disfrutarlos nosotras mismas.

Es también sabido que el mundo de piercings y tatuajes por lo general puede llegar a aburrirnos. Nos los hacemos en una determinada época de nuestra vida, y si están continuamente expuestos puede que lleguen a aburrirnos de tanto verlos. Es por ello que siempre se recomienda elegir un lugar que no veamos cada vez que nos echamos un vistazo de reojo en el espejo. Y precisamente bajo esta tesis el piercing en el ombligo cumple a la perfección con dicha función ¿No te parece?

Sin embargo, hay algo que casi nunca se dice cuando hablamos de ponernos un piercing en el ombligo, y esto es la importancia que tiene a la hora de buscar cuidar más la zona en la que éste se expone. Así, la lucha por un vientre plano se convierte en muy relevante para las que deciden ponérselo en este lugar. La tonificación, hidratación y el ejercicio en la zona resultan fundamentales para conseguir lucirlo mejor que nunca. Aunque de consejos para un vientre plano ya habíamos hablado en otras ocasiones en nuestro blog, así que te animo a revisarlos en caso de que te apetezca mejorar en ese sentido.

Imagen: I’m just another photo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...