Verdades o mentiras sobre el cabello

Podemos pensar que sabemos todo sobre el cuidado del cabello, algunas cosas pueden ser verdad y otras no tan ciertas., porque vienen de leyendas que han ido pasando de madres a hijas.

No todas las leyendas que oímos sobre el cabello son ciertas

Muchas veces hemos oído ‘este cabello sufre mucho’ pero no eso es algo imposible, porque la parte visible del pelo es una estructura formada por células muertas. La parte viva está bajo la piel, rodeada de vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas. Por lo tanto, es el cuero cabelludo el que puede ser sensible.

El lavado diario no ocasiona la caída. Aunque dé esa impresión lo que ocurre es que, a causa de la fricción y el arrastre del agua se acaban de desprender aquellos cabellos que ya estaban a punto de caer y que se habrían caído al peinarse o con el roce de la almohada.

Tampoco cortase el pelo no lo hace crecer más fuerte. El grosor del cabello es una característica propia de cada persona. Si los bulbos son pequeños, el cabello es fino, mientras que las personas que tienen bulbos grandes tendrán cabellos más gruesos. Al cortar el pelo se eliminan las puntas, más finas al estar desgastadas, y el cabello recién cortado parece más grueso al tacto.

La velocidad del crecimiento del pelo está condicionada por los genes. Por tanto, no se modifica al cortar o teñir, alisar, etc, la parte visible del pelo. Sí crece más rápido en tres situaciones: durante la juventud, en verano y por las noches.

Si es falso que si arrancas una cana, salen 7 más. Cada folículo fabrica el cabello de forma independiente a los folículos vecinos, es decir, que lo que ocurre en uno no afecta en absoluto al comportamiento del resto de los folículos. Las canas es lógico que aumenten como parte del proceso de envejecimiento.

Tampoco usar mucha espuma significa más limpieza. Los champús que hacen más espuma no significa que sean de mayor calidad. Algunos agentes limpiadores forman más cantidad de espuma mientras que otros, también son limpiadores, aunque apenas formen espuma. Los fabricantes buscan ese efecto espuma, porque suele ser una experiencia agradable para la consumidora.

Algunas personas creen que conviene ir variando de champú, porque deja de ser eficaz. No es cierto, si un champú limpia el cuero cabelludo y deja el cabello suave y manejable, se puede usar durante años. Si es recomendable cambiarlo cuando varia el estado del cabello. Por ejemplo, si el verano lo deja más reseco, es mejor un champú más nutritivo. Lo importante es lavar correctamente el cabello.

Imagen | r2hox

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...