Yoga facial

yoga-facial

El estrés, cansancio, exceso de sol, deshidratación y sedentarismo convierten tus rasgos faciales en arrugas, manchas y flacidez. No cuidarla debidamente puede provocar un envejecimiento prematuro.

Las agresiones cotidianas convierten los rasgos faciales en arrugas, manchas y flacidez, que da como resultado un aspecto antiestético en nuestro rostro, propio del envejecimiento, de ahí la necesidad de mantener la piel perfectamente hidratada y de extremar los cuidados de forma constante.

La mala alimentación y el ritmo de vida basado en prácticas no saludables afectan muy negativamente a la salud pero también se acusa en los rasgos faciales, con líneas de expresión, arrugas, manchas y flacidez del rostro que dan la sensación de envejecimiento prematuro.

Practicar yoga facial es recomendable para mantener nuestro cutis en perfecto estado. Esta disciplina combina técnicas de respiración con meditación su práctica continua se refleja en la piel, pues aporta relajación y facilita la flexibilidad de la piel.

Los ejercicios trabajan sobre los músculos del rostro, conformando posiciones faciales que ayudan a conservar su vitalidad, reduciendo notablemente su tensión. Con estos ejercicios la piel recupera de forma completamente natural la firmeza y elasticidad perdidas, porque fluye mejor la sangre, mejora la hidratación y se produce una correcta regeneración celular del rostro. Los ejercicios contribuyen a relajar el cuello, la cara y la mandíbula.

También reducen la tensión en ojos y frente, suaviza las mejillas y los labios, además de destensar el cuello y la mandíbula, facilitando la circulación sanguínea. A mayor riego más elasticidad.

Imagen | reiki-terapia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...