Billonarias: pocas y silenciosas

De las 400 personas más ricas de América, según la lista publicada por la revista Forbes, solo 42 son mujeres. Y la mayoría de ellas están en esa lista porqué han heredado sus propiedades después de la muerte de sus esposos. Sólo cuatro, han generado sus propias fortunas. Pero es bastante posible que la lista sea la que es, en parte, porqué muchísimas mujeres están detrás del escenario, apoyando a esos hombres desde la sombra. Mujeres billonarias, pero silenciosas.

Oprah Winfrey es una de las pocas mujeres que ha generado su propia fortuna, billonaria, en Estados Unidos

La revista estadounidense Forbes, especializada en negocios, economía y finanzas, elabora periódicamente listas muy diversas sobre personajes ricos en el planeta. En Marzo publicó la lista de las diez mujeres más ricas del mundo, y hace tan solo unos días hizo pública la lista de las 400 personas más ricas del continente americano en el año 2010, según un estudio elaborado por ellos mismos. Un índice repleto de nombres como Gates, Buffet, Zuckerberg o Bloomberg, con los gigantes de la tecnología liderando el pack.

Pero lo que les llamó la atención, al igual que a mi, no fué que de las 400 personas, solo 42 fueran mujeres. Desgraciadamente estas cifras ya no nos soprenden. Lo que llama la atención es que la mayoría de ellas están en esa lista porqué han heredado sus fortunas después de la muerte de sus esposos o a partir de la simple transmisión hereditaria de los imperios familiares.

Sólo cuatro mujeres de la lista generaron sus propias fortunas, según especifica la revista. En ellas se incluyen la presentadora de televisión Oprah Winfrey, que se sitúa en el puesto 130, y la ex-directora ejecutiva de Ebay, Meg Whitman, que ocupa el puesto 332. Y aún podemos contar dos mujeres mas que co-fundaron empresas con sus esposos. Ellas son Doris Fisher, quién co-fundó la marca de ropa Gap (#159) y Diane Hendricks, creadora de la empresa de materiales para la construcción de tejados ABC Supply (#170).

Mi intención en este artículo no es despreciar el trabajo de esas mujeres que recibieron fortunas y han conseguido gestionar sus imperios con éxito, ni mucho menos. Lo que intento destacar es que la lista es la que es, en parte, porqué muchísimas mujeres están detrás de la escena, apoyando a esos hombres desde la sombra. Son billonarias, pero silenciosas. Como Melinda Gates, quien no sale en el índice público de los 400 afortunados pero comparte la fortuna de su marido, que ocupa el primer puesto. Algo, que se podría extrapolar perfectamente a Europa.

Y todo eso, con unas estadísticas, que si las interpretamos no parecen ir en este sentido. De hecho, el Departamento de comercio de los EEUU, manifestó que entre el 1997 y el 2007, los negocios regentados por mujeres crecieron un 44%. El doble de rápido que los negocios con capital masculino. Así pues, ¿por qué hay tan pocas mujeres billonarias? La directora ejecutiva del Centro de Investigación sobre los negocios femeninos, Sharon Hadary, respondió en un artículo del Wall Street Journal que todo tiene que ver con los objetivos. Y explicó que, en general, las mujeres crean un negocio como reto personal, para poder integrar su vida laboral y familiar, y que lo que desean es conseguir un tamaño de negocio des del que puedan controlar todos sus ámbitos. Pero no mayor. ¿Estará pasando lo mismo en Europa?

Estaremos de acuerdo en que la situación ya sería sumamente más equitativa, des del ámbito de género, si hubiera más mujeres empresarias. Simplemente eso: mujeres con negocios propios. Porqué ya sabemos que la codicia no es buena, como tampoco es necesario ser billonario para sentirse un ser realizado en esta vida. Pero los ricos, aunque sean pocos, están ahí. Y las cifras no dejan de llamar la atención.

Foto: Alan Light en Commons.wikimedia.org

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...