Twiggy, la primera supermodelo

Surgió a mediados de los años sesenta y logró convertirse en un icono de esa época. La primera en transformarse en supermodelo, destacó con su imagen bien producida, pelo corto de color rubio platino, minifaldas acompañadas con medias a la altura de la rodilla y ojos bien maquillados. Salieron al mercado muñecas con su imagen y hasta una línea de productos cosméticos. A fines de 1960 dejó la moda para abocarse al cine, donde se destacó, y después a la música y a la televisión. Hoy su imagen sigue siendo una inspiración para el universo fashion.

Cuando se dice supermodelo enseguida se viaja a los años noventa y se piensa en súper mujeres como Claudia Schiffer, Cindy Crawford, Elle Macpherson o Linda Evangelista (que este año han vuelto siendo protagonistas de campañas de las firmas más importantes), o a la actualidad y se ve a Kate Moss, etc., cuando en realidad la primera en convertirse en una modelo top fue Twiggy.

Con su estilo representó a la mujer de los años sesenta, y aún hoy, después de más de cuarenta años de su surgimiento, el mundo fashion sigue teniendo en cuenta ese look, que cada tanto reinventa. Destacó con una imagen de eterna adolescente, cuerpo delgado y corta estatura (cerca de 1,67), algo que en la época era una novedad ya que los cánones de belleza del momento respondían a cuerpos con curvas y voluptuosos, como el de la estrella de cine de los años ´50 y ´60 Marilyn Monroe.

En este caso se asemeja al destino que le tocó vivir a Kate Moss, quien en los años noventa deslumbró al mundo con una imagen frágil, muy delgada y desaliñada (a cara lavada y sin ningún tipo de producción). Se convirtió así en una revolucionaria de la moda de entonces, desterrando a mujeres con curvas y con un estilo glamoroso, y proclamando a la anorexia como la nueva protagonista.

Volviendo a Twiggy ésta llevaba una imagen más producida, el pelo bien corto, de color rubio platino, engominado y con raya a un costado, look logrado por el estilista Vidal Sassoon. Esto lo acompañaba con vestidos cortos y minifaldas (creadas recientemente por Mary Quant), que iban con medias a la altura de las rodillas (las cuales tenían un estampado a rayas y se usaban en colores llamativos), y con detalles como las gafas XXL, las pestañas postizas (que hoy vuelven) y con los ojos sumamente maquillados.



Esta supermodelo británica, devenida en actriz y en cantante, que se convirtió en un icono de fines de los años sesenta teniendo apenas 17 años, se hizo famosa a nivel mundial como Twiggy, pero su nombre real es Lesley Lawson. Nació en Neasden (Londres) el 19 de septiembre de 1949, siendo hija de Helen y William Hornby.

Sus comienzos en la moda fueron gracias a que una conocida le insistía en que tenía que probar como modelo; hasta que un día se presentó a una revista, donde fue recomendada por un amigo. Allí la aceptaron para tomarles unas fotos, por sus rasgos, peo enseguida la mandaron a teñir y cortar el pelo. El fotógrafo que la retrató, mientras le hacían el cambio de look, fue Barry Lategan, quien le dio el gran puntapié.

Su sobrenombre de Twiggy se lo había puesto su hermano, debido a sus piernas flacas, y en cuanto lo pronunció su novio en una sesión de fotos con Lategan, éste quedó encantado y dijo que era un nombre perfecto para una modelo. La foto del cambio de estilo de esta jovencita fue colocada en la peluquería de Leonard y después fue vista por Deirdre McSharry, quien trabajaba en el periódico Daily Express.

Así fue como ésta decidió hacerle un reportaje, el cual fue titulado «Twiggy: la cara del ’66», lo cual logró una revolución en la vida de la joven. De esta manera se desató el boom Twiggy, ya que comenzó a ser requerida por múltiples agencias. A los tres meses de este suceso, la modelo llegó a París y un año más tarde a los a los Estados Unidos, donde logró protagonizar la portada de la Biblia de la moda, Vogue.

Pero más allá de esto, la imagen y nombre de la modelo se multiplicó en muñecas y hasta en una línea de productos cosméticos; todo esto logrado en apenas tres o cuatro años, porque a fines de la década del sesenta se retiró del mundo de la moda, para comenzar una carrera en la industria cinematográfica, donde supo destacarse. Logró reconocimiento a nivel internacional después de haber obtenido, en 1971, dos Globos de Oro como Mejor actriz y como Promesa Revelación.

Ha realizado más de veinte películas, de las cuales se han destacado “Club Paradise” (1986) y “The Blues Brothers” (1980). Otros títulos han sido: “Popcorn” (1969, documental), “All Talking… All Singing… All Dancing” (1971), “The Boy Friend” (1971), “W” (1974), “There Goes the Brides” (1980), “Madame Sousatzka” (1988), “Edge of Seventeen” (1998).

Asimismo, se desempeña en televisión desde los años setenta, en programas, como “Twiggy” (1975), “Twiggy II” (1977), “Pygmalion” (1981), “Sun Child” (1988), “Absolutely Fabulous” (2000-2001), “This Morning” (2001, presentadora), y desde 2005 está presente en el jurado del reality show “America’s Next Top Model cycle” ( 5, 6, 7 y 8).

Pero también se abocó a la música, y grabó varios discos, como “When I Think of You”, “Over and Over” y, entre otros, “Twiggy y Please Get My Name Right”; y hasta escribió un libro, titulado “Twiggy: How I Probably Just Came Along on a White Rabbit at the Right Time and Met the Smile on the Face of the Tiger”.

En cuanto a su vida privada, Twiggy mantuvo una larga relación amorosa con su manager y en 1977 contrajo matrimonio con el actor Michael Whitney, con quien tuvo a su hija Carly. En 1983 Michael falleció de un ataque al corazón, y cinco años después Twiggy se volvió a casar con otro actor, el inglés Leigh Lawson, con quien vive en Inglaterra.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...