Álex de lglesia dimite como presidente de la Academia

Álex de la Iglesia dimite comi director de la Academia del cine

El director español Álex de la Iglesia ha anunciado que dimitirá como presidente de la Academia del Cine después de la gala de los premios Goya, que tendrá lugar el 13 de febrero en el Teatro Real de Madrid. El responsable de Balada triste de trompeta ha explicado que su decisión se debe a su desacuerdo con la Ley Sinde aprobada ayer con el acuerdo de PSOE, PP y CiU. Una directriz que, según sus detractores, sólo criminaliza al usuario de las redes y no soluciona el problema de la piratería.

«Después de la gala, dimito como presidente». Ésas han sido las palabras de Álex de la Iglesia en un artículo firmado en el diario El País, después de algunas manifestaciones en su cuenta personal de Twitter que anticipaban la decisión. El director estaba en contra de que el cierre de las webs de descargas dependiera de dos actuaciones judiciales, como quedó escrito en el texto final que aprobará el Senado. Tras intentar llegar a un texto de consenso sin éxito reuniéndose con todas las partes posibles, el director vasco ha decidido renunciar: «no hemos sido escuchados por los politicos. Esta ley no es la solución».

Su marca de la Academia se producirá después de la gala de los Goya, ya que no es su deseo «empañar la ceremonia con este asunto. Quiero que sea la fiesta que todos esperamos». Anuncia, eso sí, que sólo dimite como presidente y no como miembro, y que seguirá discutiendo y reuniendo nuevos puntos de vista sobre la ley como director, aunque no como responsable de la institución.

De la Iglesia considera en su texto que «el modelo de mercado necesitaba ser ampliado y corregido, que la oferta legal no era suficiente, y que compartir archivos con libertad era algo inamovible y deseado por todos», algo que la ley aprobada no cumple.

La denominada ley Sinde que finalmente sí verá la luz tiene el poder de cerrar los sitios sitios web que se estime que violan los derechos de autor, algo que ha levantado una extraordinaria polvareda por solaparse con otros derechos como los de la libertad de expresión, y por el hecho de que sería una comisión nombrada por el propio Gobierno el que tomase esa decisión, y en ningún caso una autoridad judicial. Eso supuso que en primera instancia la ley fuese tumbada.

La solución a la que se ha llegado, y que ha derivado en el apoyo de la oposición y CiU, ha sido incorporar la figura de un juez a la hora de decidir si pedir los datos al responsable de la web encausada supone un ataque a la intimidad del susodicho. Antes, la figura del juez se reducía a estimar si se violaba la libertad de expresión con dicha operación. Pero no a la hora de decidir sobre si esa web vulnera o no los derechos de autor o la libertad de expresión, que es lo principal del asunto.

De la Iglesia considera que dos actuaciones judiciales y en ese contexto suponen un «desastre» y que, en definitiva, con esto no se consigue nada. Estamos seguro de que ahora el director afrontará con  mucha tranquilidad el rodaje de su próxima película, que protagonizan José Mota y Salma Hayek. Le deseamos suerte con ella y en los Goya, para los cuales ‘Balada triste de trompeta’ está nominada a nada menos que quince premios.

Fuente | LD | El País

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...