«Amores Perros»

Esta es una película mexicana del año 2000. Dirigida por el internacionalmente conocido Iñárritu (Babel, 21 Gramos) nos encontramos ante una película que aborda tres historias que se ven unidas y entrecrucan en la urbanidad de un México posmoderno bastante derruido.

CartelMucho ha dado que hablar esta película del año 2000. Proveniente de México nos encontramos con una película de Alejandro González Iñárritu, escrita por Guillermo Arriaga, protagonizada por Gael García Bernal, Emilio Echevarría y Goya Toledo.

Aclamada internacionalmente apareció como una buena sorpresa para el panorama internacional; que sin dejar de tener relevantes referentes anteriores logra un producto relativamente original y bastante peculiar como para recibir el reconocimiento que recibió

Vista desde hoy, y ante películas de su director como «21 Gramos» y «Babel« se pueden encontrar una serie de técnicas formales (aunque no sólo) repetidas que pueden hacer dudar sobre el grado artístico de una filmografía que es plausible de ser pensada como un buen negocio (inteligente y apreciable en muchos sentidos) algo efectista para un público mayor.

De cualquier manera hay un par de cosas que reconocerle, si o si, a «Amores Perros» como tal. Puesto que si varios de sus elementos aparecieron como trucos efectistas surgen de ésta.

Ésta, seguro, ha cambiado la vida y carrera de personas como Gael García Bernal, Arriaga y el propio director que, proveniente de la publicidad se lanzó a hacer un producto que, en principio y de primera no tendría nada que ver con el dinero como principal preocupación.

Disparo

Deberíamos decir que la historia funciona como una especie de tríptico (aunque que no se malentienda, la película es una) donde algunos personajes verán sus líneas/narrativas/visuales/vitales entremezcladas y concretamente chocadas.

(Hay un choque que funciona como punto unificador de la trama). La primera historia en la que nos centraremos será la protagonizada por el joven actor mexicano que después trabajaría a nivel internacionalDiarios de Motocicleta«; «La mala educación«) que, a pesar de todo, creo haber visto interpretar su mejor papel en «Y tu mamá también«.

En fin; él es un joven que vive en su casa con su madre, su hermano y la mujer de éste; que acaba de parir una criatura. Su hermano trabaja en un supermercado y asalta farmacias. Él tiene un amigote algo skater y se mostrará el panorama de una juventud preocupada por la imagen, violenta y no muy productiva.

Choque

Bernal encontrará en su perro una gran fuente de dinero; puesto que las peleas entre estos animales pagan bien y, al suyo, casualmente, parece difícil que algún otro lo venza. Mientras; una historia (extraña y plausible de hacernos sentir rechazo) entre él y la mujer de su hermano… Aunque sobre esto prefiero no decir más.

Por otro lado: Una hermosa modelo española, de piernas largas y pelos rubios que ante una carrera exitosa y una relación amorosa con un hombre importante y casado verá terremoteado su universo ante el choque. Otro denominador común de las historias (a parte del choque) estaría centrado en su perrito, que, en un nuevo departamento cae en «el agujero».

La tercera historia será la de un hombre que, ante su suciedad, sus largos y canosos pelos, sus uñas largas pensaremos en imagen como un simple vagabundo. Este es en realidad un hombre que por luchar por determinados ideales hace años abandonó a su familia. Vive apartado entre mugre y basura; pero rodeado de esos animales: Perros.

México

Mucho se ha hablado de esta película y, en relación a, por ejemplo: Tarantino. Se ha llamado a Iñarrartu «el tarantino mexicano». Esto es cierto, en cierta medida… ¿A qué me refiero? Por un lado Tarantino si, trabajaba con historias defragmentadas con personajes que más o menos se cruzan (siendo el ejemplo fundamental de esto «Pulp Fiction» donde nos encontramos con, más o menos, tres historias centrales).

Aunque si vamos más allá en su filmografía nos encontraremos con que lo que Tarantino realmente sabe romper y manejar «a piaccere» son las linealidades temporales de sus historias; sin, necesariamente el cruce de personajes «que nosotros veríamos pero ellos no». Ejemplos concretos: La brillante «Perros de la calle» (¡también perros!) o la (también brillante, aunque totalmente desconocida, en comparación) «Jackie Brown«.

Y es que Tarantino juega y sabe de trhiller; de hacer que el espectador sufra por esos personajes mirando incredibilizado el devenir de acciones y acontecimientos inesperados (talvez más en los noventa que hoy…).

Pero bueno; si bien la referencialidad y el «haber mamado a Tarantino» están presentes yo me encontré con una referencia mucho más latente y explícita (y ha de tomarse en cuenta que Iñarrartu es bastante cinéfilo y sabe bastante de cine…). Pero ¿A qué referencia me refiero?: Kieslovski.

La presencia del director que ha hecho sus películas más famosas en Francia (y bueno, sobre los colores de la bandera) es mucho más fuerte aquí. Kieslovski realizó en los noventa un excelente tríptico (de tres películas) que, justamente, deben su nombre a los de la bandera de el país mencionado.

Perros

«Azul«, «Blanco» y «Rojo« son tres obras que se pueden ver individualmente teniendo un inicio nudo y cierre individual; pero que a su vez se ven mezcladas entre sí; para generar un mensaje supra en relación a cada una. Yo veo en «Amores perros» esto extremadamente patente.

Pero a su vez, veo una referencia extremadamente explícita a la última de la trilogía: «Rojo». ¿Por qué? Primero: En la película hay un accidente que desencadenará parte de la historia. Segundo: Vemos la imagen de un perro tirado en el piso, malherido y que la protagonista decide «cuidar». Tercero: La protagonista trabaja en publicidad y con fondo rojo un cartel gigante se despliega en las calles.

A quien ya ha visto «Amores Perros» le pregunto «¿No les suena, todo esto, parecido?» De la pasada enumeración que he hecho podemos amoldar algunas cosas, perfectamente a cada una de las historias del film mexicano: Lo primero se refiere a todas en realidad. Lo segundo se refiere específicamente a la tercer historia. Y lo tercero se refiere de forma explícita (incluso, se parece demasiado) a la segunda historia; la de la también modelo.

De cualquier forma, y más allá de estos datos y conclusiones a las cuales mis reflexiones me habían llevado he de decir que en la película la urbanidad de una ciudad como México D. F. hace una presencia única; por la cual, la película toda valdría la pena. Esto es ayudado por el ritmo, el ruido de las calles y los vehículos en los que andamos. Está reforzado por la coloridad y la cámara en mano.

Los personajes, si bien distintos, tienen características particulares del lugar geográfico donde se encuentran. Los personajes son complejos; y la división «buenos» y «malos» no está (por suerte) patente.
Más allá de si lo logra o no; esta película puede dejar a cualquier persona pensando sobre lo perra que puede ser la vida, lo perros que podemos ser los seres humanos y sobre las causalidades y casualidades tan explotadas ya en cine; pero que parecen latir.

En fin; si usted no ha visto ninguna película de este director (lo cual, a esta altura puede sonar bastante difícil) le recomiendo encontrarse con ésta primero.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...