Asalto al tren Pelham 123. Artesanos en acción

Denzel Washington en Asalto al tren Pelham 123

Título: Asalto al tren Pelham 123
Título original: The Taking of Pelham 123
Director: Tony Scott
Género: acción
Duración: 121 minutos
Intérpretes: Denzel Washington, John Travolta, Luis Guzmán, Victor Gojcaj, John Turturro, James Gandolfini.
Trailer: Asalto al tren Pelham 123
Crítica: Asalto al tren Pelham 123
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Una de acción bastante potable y sin tinglados digitales, pese al Déjà Vu.

Asalto al tren Pelham 123 no es un soplo de aire fresco en la cartelera. Tampoco es un film revolucionario. Pero sí es una buena película de acción, que prefiere apostar por el suspense y la rivalidad entre sus dos estrellas, más que por los fuegos artificiales y las ya cansinas propuestas de sagas veraniegas al uso. Es, simplemente, un convencional film de acción-testosterona que se deja ver sin tener que apagar la neurona.

Es por ello que el lavado de cara al tren Pelham tiene su punto, pese a ser inevitablemente inferior al original de Joseph Sargent. Se hubiera merecido, y merece, mejor suerte en taquilla, pero corren malos tiempos para el cine de acción no basado en videojuegos o en la galleta en la cara pura y dura.

Tony Scott utiliza las virtudes del original Pelham con Walter Matthau y Robert Shaw para un thriller bastante compacto, que transcurre todo su breve metraje dividiendo su acción entre lo acontece en el vagón secuestrado y las conversaciones desde la sala de control con las autoridades. El peso, pues, es todo todito para sus dos actores, un Denzel Washington que es (y van…) todo un ejemplo de dignidad y seguridad en pantalla, y un Travolta que sabe seguir la senda del exceso para dar la réplica al primero sin resaltar demasiado.

El caso es que es la afinidad y el antagonismo entre ambos lo que genera la dialéctica que vertebra todo el film. Pese a que ni Scott ni el guionista Brian Helgeland no han parido más que un actioner al uso, el film no deja de ser recomendable para el fan del género de verdad, es decir, de Arma Letal o Jungla de Cristal. Scott raciona bien golpes de violencia y apuntes de humor, y no pierde el compás en ningún momento, todo ello rodado y montado tal y como nos tiene acostumbrados.

El film revela también algunas zonas grises morales ciertamente interesantes que complementan el espectáculo. Ahí está toda la acusación de soborno que el Walter Garber –Washington- hace frente durante todo el metraje, y cierto giro proporcionado al personaje del genial James Gandolfini, que hubiera necesitado de más metraje. Son momentos con chispa que recuerdan éxitos de otros tiempos, donde la chatarra y la pirotecnia visual apabullaban, pero se apoyaban sobre algo más sólido.

En Notas de Cine | Crítica Asalto al tren Pelham 123, Especial asalto al tren Pelham

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...