Awakenings (Despertares)

Awakenings (Despertares), dirigida en 1990 por Penny Marshall, basa su trama en la obra autobiográfica de 1973 escrita por el neurólogo Oliver Sacks en que desarrolla su dedicación a la investigación y experimentación con la droga L-dopa durante fines de la década de 1960. Con el empleo, entonces, de una idea original conmovedora y auténtica como así también un maravilloso elenco, el film asegura una poderosa historia de gran emotividad.

awakeningsposter.jpgEl film transcurre, en su mayoría, en el hospital Bainbridge, al que arriba el Dr. Malcolm Sayer (Robin Williams) quien para entonces solo se ha dedicado a la investigación, particularmente con pequeños organismos. Inicialmente le es asignada la tarea de supervisar la sala principal donde los pacientes del instituto se distienden y es aquí cuando comienza a tomar contacto con la enfermedad que les aflige, una suerte de catatonismo generado por una epidemia de encefalitis producida durante la década de 1920. Todos quienes allí se hallaban tenían por tanto, décadas de afección, sumidos en un letargo absoluto. Sin embargo Sayer comienza a advertir en éstos ciertos signos de movilidad, como una suerte de reflejos en base a estímulos básicos, y ello le conduce a una investigación ardua sobre la enfermedad y, posteriormente, a la intención de implementar una droga, L-dopa, utilizada en pacientes afectados por el mal de Parkinson. En principio sus intenciones de reanimarles luego de tanto tiempo y de emplear esta medicación resultan cuestiones algo inadmisibles para sus colegas, que se limitaban a preservar su relativo bienestar. Aún así, Sayer comienza a implementar su método con el grupo a su cargo. En él la narración destacará a Leonard Lowe (Robert de Niro) un hombre ya adulto que se encuentra en tal estado desde su infancia. Luego de haber ingerido la droga, Leonard despierta una noche como luego habrán de hacerlo los restantes pacientes. Durante este período comienzan a redescubrir el mundo que la enfermedad les había quitado durante décadas y que, para entonces, mucho había cambiado. En este plazo comienza a establecerse un vínculo más estrecho entre éste y Sayer, quien no solo lo considera como su pequeña victoria médica sino que llega verdaderamente a apreciarlo y aprender de su optimista visión de la vida. Mas pronto veremos en los pacientes que esta cura comienza progresivamente a revertirse. En el caso de Leonard se adhiere a los frecuentes estados de catatonismo, una serie de recurrentes espasmos que son tratados con diversas dosis de L-dopa para lograr, al menos momentáneamente, su estabilidad. Es en estas instancias, en que posee una suerte de autocontrol y en que comienza a fijarse en una muchacha, hija de uno de los pacientes del establecimiento. Se inicia, entonces, el desenlace que dista, en verdad, del clásico final feliz.



Uno de los principales focos de atención del film se basa en la relación establecida entre el doctor y sus pacientes, en especial con Leonard. Hallaremos en principio un claro distanciamiento  con aquellos pues en principio su interés por éstos radicará en una intencion de ayudarlos y arribar con ello a sus objetivos profawakenings.jpgesionales, mas también debido a su estado que, en su desesperante letargo no pueden sino responderle por medio de nimios movimientos. Veremos que la situación luego se modifica con las mejorías que genera la droga en el organismo de los pacientes, quienes comienzan a interactuar más fluidamente con el cuerpo de médicos y enfermeras pues éstos conforman aquél elemento al cual pueden asirse con seguridad para indagar en el nuevo mundo que les es presentado. El personaje de Sayer se permite entonces con ellos un contacto más estrecho que supera a esta estipulación del alejamiento prudente y de mera satisfacción personal. En particular llega a establecer un vínculo de mutuo aprendizaje con el personaje de De Niro quien, en sus momentos de control le aconsejara “disfrutar la vida cada minuto” pues aquél tenía problemas para relacionarse, en especial, con sus colegas y superiores. Se invierte, paradójicamente, el orden de las funciones pues quien ayuda ahora es el paciente.

La dupla protagónica se destaca por la efectividad de sus interpretaciones que logran conformar claramente a sus personajes luego de una etapa de investigación, visionado de los videos realizados por el Dr. Sacks y, en el caso de Williams, el acompañamiento durante algunas de sus jornadas para observar la relación entre el profesional y sus pacientes. El elenco que les acompaña contribuye en la solidez del film cuya historia puede, aun así, parecer por momentos inverosímil. El mismo se halla integrado por reconocidas figuras como Max Von Sydow, a quien se recuerda por su rol protagónico en El séptimo sello del realizador sueco Ingmar Bergman, Penelope Ann Miller (entre otras apariciones, como Gail junto a Al Pacino en Carlito’s Way), Julie Kavner, que ha participado en varias películas de Woody Allen mas es reconocida por su colaboración como Marge en la serie The Simpsons e incluso cuenta con las apariciones del actor Vin Diesel y del músico de jazz Dexter Gordon.

El film ha sido nominado para múltiples galardones, entre ellos los premios de la Academia en las categorías de Mejor actor (Robert de Niro), Mejor película y Mejor guión basado en material de otro medio.

despertares.JPG

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...