«Batman»: El comienzo de una nueva época

Un proyecto que tomo más de diez años en concretarse, «Batman», de Tim Burton, luego de estrenarse, se convirtió en el puntapié que habría de elevar el género de superhéroes a un nuevo nivel y a nuevas y desconocidas antes posibilidades.

BatmanEl proyecto había comenzado a fines de los ´70, pero sólo pudo concretarse a fines de los ´80. Una de esas empresas que parecen tomar por siempre. “Batman”, finalmente dirigida por un incipientemente exitoso Tim Burton, vio la luz en 1989.

Michael Uslan había conseguido, a fines de los ´70, que el decano de la Universidad de Indiana le otorgara una cátedra que versaría sobre comics. Ante la incredulidad del decano, evidente en sus palabras “Yo también he leído comics en mi juventud, y me gustaban, pero ya he crecido”, Uslan había respondido “Usted conoce la historia de Moisés, ¿verdad?”, tras lo cual le pidió a su entrevistador que se la narrara. Una vez que los deseos de Uslan fueron cumplidos, éste volvió a insistir: “Ahora cuénteme la historia de Superman”.

De todos modos, su recientemente ganado prestigio no le permitió a Uslan acceder al apoyo de ningún estudio para su proyecto fílmico sobre Batman. Pese al éxito de “Superman” a principios de los ´80s, nadie quería hacer un film sobre el Hombre Murciélago. No ayudaba, tampoco, la serie de los ´60s, que había optado por una aspecto más bufonesco y humorístico del personaje, acorde al Pop de la época. Sin embargo, en los ´80 todavía perduraba aquella impresión. No fue sino hasta mediados de la década de 1980 que Ulsan, con más socios y tras el éxito del “Return of the Dark Knight” de Frank Miller, la Warner Brothers aceptó, no sólo financiar una película sobre Batman, sino hacerlo según las intenciones de Uslan (al principio habían presionado por un Batman sesentoso, para el que se habían propuesto Bill Murray en el rol del encapotado y Eddie Murphy para interpretar a Dick Grayson, alias Robin).


A todo esto, la Warner había insertado a Tim Burton al frente del proyecto. El director, quien había trabajado para Disney en su equipo de animación por varios años y que había conseguido un éxito con “Las aventuras de Pee-Wee”, era aun relativamente desconocido. Eso cambió con la recaudación de “Beetlejuice”, la que, cuando ya iban por la enésima versión del tratamiento, le permitió a Burton mayor control creativo. Fue entonces que, a la influencia de Frank Miller, se sumó la de otra leyenda del cómic: Allan Moore, con su “The Killing Joke”.

BatmanA fin de cuentas, “Batman” fue estrenada en 1989 y, no sólo resucitó a la Warner, sino que se convirtió en la confirmación de que los films sobre superhéroes no tenían por qué ser considerados Clase B o, necesariamente, un género menor. “Batman” continuó la construcción de una poética para Burton, y abrió la puerta para futuras películas, como la interesantes pero algo golpeada “Hulk”, de Ang Lee, o las estilizadas versiones de la saga “The Crow”.

En el film, Jack Napier (Jack Nicholson fue la única opción fija desde un principio), es un gángster que está intentando quitar a su jefe del medio, además de acostarse con su novia. No sólo el mafioso se entera, sino que, además, le tiende una trampa. Dicha trampa toma lugar en una fábrica química. Tras los hechos en la fábrica, Jack Napier morirá, para renacer como el Joker.

A todo esto, Jack había sido responsable, en su juventud, por la muerte de los padres de un tal Bruce Wayne. Bruce, ya de crecido, se transforma en un vigilante nocturno, que acecha en las noches con un extraño vestuario. Se vuelve objeto de leyendas, y nadie sabe realmente para qué bando juega. Ironías del destino, Napier y Batman se cruzan en la fábrica. Así como Napier es responsable del nacimiento de Batman, este, al permitir en cierta forma que el accidente ocurra, es culpable de la aparición del Joker.

En lugar del Batman bufón de los ´60s, Burton fue a los orígenes que tanto deseaba Ulsan, pero oscureciéndolos aun un poco más – lo que profudizaría en “Batman Regresa” -.

“Superman” era, todavía, la imagen de los valores americanos ideales y condensados. Pese a que, durante los ´80s, la saga del Hombre de Acero lo mostraría en diferentes posiciones de vulnerabilidad, la cuestión seguía siendo que, en cierta forma, Superman permanecía como esta suerte de súper monje Shaolín. En su tercera entrega, el protagonista se volvía “malvado” al ser afectado por kriptonita nicotinizada. “Fumar es perjudicial para la salud”, o “los chicos malos fuman”. Superman debía responder a valores ideales.

BatmanEl “Batman” de Burton, en cambio, se orienta más al cine negro. De hecho, Batman mismo existe por fuera de la ley, y su impulso justiciero es un deseo insatisfecho de venganza. La sublimación de este ocurre, una y otra vez, a partir de poner a los criminales tras las rejas. Con un origen similar a Spiderman, Batman, sin embargo, convive con sus deseos oscuros y con el hecho de saber que rompe las leyes, que opera por fuera de las convenciones sociales que él mismo protege.

Joker y Batman, como ocurre también en el cómic, son presentados, de alguna manera, como dos caras de la misma moneda: monstruos reflejo de un entorno (el de una Ciudad Gótica corrupta y decadente, muy similar a la Metrópolis del film homónimo de Fritz Lang), que es lo que el propio Joker le espeta a Batman en algún momento. Este Batman captura lo más conflictivo del personaje del cómic, aunque con cierto toque de humor. Curiosamente, es esta versión, que había provenido de las plumas de Miller y Moore en sendas producciones, el que resume una época donde el Héroe Social está en decadencia a favor de un sálvese quien pueda. Las reglas no sirven ya, por eso existe Batman.

En el medio, Burton ubicó a una Vicky Vale interpretada por la entonces deseada Kim Bassinger. Como en la serie de “James Bond”, Vale, como elemento femenino, es a lo sumo un engranaje más que permite que la trama avance. El acento, por el contrario, está puesto en la ambientación y la dupla antagónica principal.

Con una Ciudad Gótica construida para la ocasión, donde predominan las variantes de grises chocando con los colores chillones del Joker, el expresionismo gigante de Lang y, marca registrada Burton, el pastiche en general, el realizador consiguió inaugurar una nueva época para el género de superhéroes.

Enlaces externos:

Sitio sobre el Batman de los ´60s, el de Adam West

Fansite de Tim Burton

Trailer de «Batman»

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...