Buried (Enterrado)

Buried es una excelsa demostración del buen hacer del director gallego Rodrigo Cortés que logra mantener el suspense durante una hora y media

Estar enterrado en un ataúd nunca fue tan intenso como en Buried

Corre el rumor que cuando Rodrigo Cortés leyó el guión de Buried no dudó ni un instante que tenía que filmarla. Hay que ser un poco, como mínimo, audaz para lanzarse a un proyecto que se basa en el protagonista más de una hora y media enterrado en un ataúd y lograr mantener el suspense. Pues por extraño que parece lo que había sido un guión desechado por decenas de directores, gracias al talento del gallego se ha convertido primero en Sundance y luego con las críticas de medio mundo en una de las gratas sorpresas de la temporada.

Más mérito tiene el buen resultado de esta película cuando su protagonista, Ryan Reynolds, tan sólo tenía 17 días para rodar por su apretada agenda. ¿Os dais cuenta de la previsión con la que se debe rodar las escenas sabiendo que tu único protagonista no podrá estar más que unos días? Pero viendo la sólida actuación del norteamericano que da verosimilitud a un papel lleno de matices.

Personalmente cuando salí del cine me vinieron las mismas sensaciones que en Ultima Llamada, por la tensión a la que el protagonista se vio sometido y la incapacidad que tiene de poder hacer algo para solucionarlo. Pero en la película de Cortés hay mucha más tensión y hace que el espectador sufra con lo que le sucede al protagonista. Porque esa es una de las armas del director: sólo se puede ver y oír lo que le sucede al único actor en pantalla. Una recomendación que no es de recibo, si sufres de cierta sensación de claustrofobia mejor que optes por otra película.

Para aquellos que la han criticado admito que sí es cierto que las dimensiones del ataúd varían según las necesidades de filmación o que unos minutos menos no le habría ido mal. Pero como nadie es perfecto, le perdonamos esto y sólo nos queda que aplaudirle con toda sinceridad. Habrá muchas películas que tendrán más fama este año, pero pocas tendrán la maestría que ha demostrado este director español en una de las buenas noticias para nuestro cine.

Pero ello no le sirvió en su primer fin de semana para lograr ganar en su lucha taquillera a Híncame el diente, una deleznable pérdida de tiempo, y a Come reza, ama, al servicio de Julia Roberts. El tercer puesto en su semana de estreno es una demostración más que el buen hacer cinéfilo no tiene porqué estar relacionado con buenos resultados económicos. Ya sabes, cosas del cine.

Fotografía: web oficial

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...