Bye bye, New Line

new-line-cinema.jpg

Estaba cantado y previsto, pero por fín y tras varios estertores mortales,  New Line Cinema desaparece entre las aguas, absorvido por el torrente Warner. La empresa, hasta ahora relativamente independiente, propiedad del conocido productor Robert Shaye y de Michael Lynne, y subsidiaria de Time Warner, es ya propiedad de Warner Bros, lo que supone su total y definitiva desaparición. 

New Line, fundada en 1967, ha sido artífice de no pocos fracasos, pero también de indudables éxitos, casi siempre en el terreno del cine fantástico o de terror. La trilogía El Señor de los Anillos, la saga Pesadilla en Elm Street o de Destino final, Austin Powers, Una historia de violencia, o la distribución de El laberinto del Fauno u otros films independientes o extrajeros allá en EEUU están en su curricúlum, aunque se encontraba desde hace tiempo en la cuerda floja.

Sin duda, el fracaso en América de La brújula dorada, presupuestada en una millonada, y la necesidad en ocasiones de confiar la distribución de los films que producía a otras compañías, de cara a su exhibición europea, enojaban a los de Warner: eso suponía muchas veces perder parte del pastel de la taquilla, sobre todo en ocasiones como en la de la mencionada película protagonizada por Nicole Kidman, que supuso un fracaso al otro lado del océano y un relativo éxito en otros territorios.

Es ésto, junto a la necesidad de reducir costes, lo que ha motivado la desaparición. El último film que llevará el sello New Line es la comedia de Will Ferrell Semi-Pro, que se estrena esta semana en EEUU. A partir de ahora, el logo de Warner aparecerá en sus proyectos. Finalmente, Empire comenta que proyectos tan valiosos y esperados como El Hobbit, que quizá dirija Guillermo del Toro, no corren peligro en vistas a su estreno en 2010 y 2011.

Fuente | Empire

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...