Cameron: princesa terrorífica y ¿terrorista?

Cuando yo era un adolescente, Cameron Diaz era el amor imposible de muchos y me incluyo. Su belleza, gracia y buenas actuaciones en películas taquilleras la catapultaron al éxito. Pero luego de varios años, otras ocuparon su lugar. No es que Cameron haya declinado en su trabajo, sino que aparecieron mujeres sumamente despampanantes, como Angelina Jolie, Catherine Zeta Jones o Christina Applegate por solo nombrar algunas. Igual, a la rubia de ascendencia cubana esto parece importarle poco, porque sigue filmando y cosechando sus buenos éxitos cada tanto (además de ser una de las mujeres mejor pagadas de Hollywood).

Cameron DiazAhora, será la protagonista de «The Box» (La Caja), un thriller de horror con guión y dirección de Richard Kelly que se rodará en noviembre. Se trata de un filme independiente que costó 30 millones de dólares y estará producido por Media Rights Capital, la misma empresa detrás de la multipremiada «Babel». La historia es la de un matrimonio joven. En la puerta de su casa, alguien deposita una extraña caja de madera, que tiene diferentes botones que generan distintos resultados: felicidad, muerte, etc. Por lo que se ve, una historia endeble e increíble, aunque también podría ser una sorpresa.

También Cameron le puso su voz a la princesa Fionna de la tercera parte de “Shrek», actualmente en cartel. Lo último que había hecho fue la comedia romántica «Vacaciones» en el papel de Amanda Woods, sin mucha repercusión. Lo que sí tuvo mucha prensa fue su viaje a Machu Picchu, en Perú, donde la lió cuando portaba un bolso verde que llevaba la insigna «sirve a la gente» escritas en chino, el lema político más famoso del líder comunista chino Mao Tse-Tung. Pero esa frase también la usaba el grupo terrorista peruano Sendero Luminoso, algo que enfureció a la prensa. Por supuesta ella desconocía el hecho y se disculpó públicamente.

Cameron saltó a la fama con su primer peli, “La Máscara” (1994). Luego fue haciendo papeles bastante diferentes entre sí, alejándose del estereotipo de la rubia linda pero sin talento. Sus mejores trabajos los hizo con “Being John Malkovich” (1999), donde se afeó, y en “Algo pasa con Mary” (1998), en la cual era el objeto de deseo de todos. También brilló en “La Boda de Mi Mejor Amigo” (1997), opacando a la mismísima Julia Roberts, y en “Los Angeles de Charlie” (2000), como Natalie Cook. No sé si es una estrella, con todo el significado que el término conlleva, pero sí una muy buena actriz de cine que puede actuar en el papel que se proponga. Y eso no es poco, teniendo en cuenta lo mediocre que resultan las estrellitas femeninas de la actualidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...