Cómo hacer cine de bajo presupuesto

Muchas personas son las que sueñan con hacer una película, pero no son muchas las que se animan y comienzan a averiguar distintas formas para llevar a cabo su sueño y plasmar en la realidad su propio largometraje. Quizás el hecho de que muchas personas dejen al séptimo arte en un sueño sea el dinero. Es por ello que aquí os vamos a contar dos historias que se relacionan directamente con hacer cine con bajo presupuesto. Es más, podría decirse que se relaciona con hacer cine sin invertir dinero.

Cómo hacer cine con bajo presupuesto

Muchas personas son las que sueñan con hacer una película, pero no son muchas las que se animan y comienzan a averiguar distintas formas para llevar a cabo su sueño y plasmar en la realidad su propio largometraje.

Quizás el hecho de que muchas personas dejen al séptimo arte en un sueño sea el dinero, ya que generalmente hacer una película implica contar con un presupuesto que no todas las personas tienen. Y amén de que existen algunas subvenciones y ayudas, éstas no están disponibles para todas las personas que quieran hacer cine.

Es por ello que aquí os vamos a contar dos historias que se relacionan directamente con hacer cine con bajo presupuesto. Es más, podría decirse que se relaciona con hacer cine sin invertir dinero. Así mismo, es válido mencionar la gran incidencia de las nuevas tecnologías en esta forma económica de hacer cine.

Una de estas historias nos conduce a la película The Vampire in the Hole, una cinta de ciencia ficción con un presupuesto de tan solo un euro. Se pregunta ¿Cómo es posible? Con las ganas, pasión y buenas actitudes de todas las personas que trabajan en ella, quienes, en caso de que la película de beneficios, serán recompensadas económicamente.

Los directores de esta cinta son Sadrac Gonzales y Sonia Escolano. A ellos se les ha ocurrido hacer uso de Internet y convocar a todas las personas que deseen involucrarse en la película de forma gratuita. A los dos días, ya tenían el buzón colapsado de técnicos, actores y demás colaboradores que querían sumarse al proyecto y hacer cine. Según cuentan los directores, incluso había CV de personas que habían trabajado en Celda 211 y Avatar.

De esta forma, cada uno ponía lo que sabía hacer de forma gratuita y con confianza en que la película de buenos resultados ¿Saben cuánto hubiese sido el presupuesto de esta película? 1,8 millones de euros… vaya presupuesto ¿no?

La otra historia nos trasporta a El día D a la hora D. En este proyecto, el director Javier Palo innovó en una especie de cooperativa cinematográfica para poder narrar el cruce de caminos entre Gorka y Quimi. En esta cooperativa de cine bastaba una inversión que rondaba los 2 a 5 euros (como máximo) para ayudar e incluso poder decidir sobre las tramas del guion.

Al respecto, Palo manifestaba que a inicios de octubre ya eran “casi 30 productores-espectadores, 4 mininversores y 13 patrocinadores… y más que serán. La previsión es alta y positiva». Y en este punto también resaltaba el papel de las redes sociales y las nuevas tecnologías, las cuales contribuyen enormemente a este tipo de iniciativas.

Interesantes formas de hacer cine ¿no creen? Con estas dos historias, todos los que tengan el sueño de rodar una película ya saben que pueden convertirlo en realidad, aunque el camino para ello no sea muy facil.

Fuente: 20 minutos

Foto: Rodaje por Angel Custodio_artedsolis en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...