Como la vida misma (2007)

dan-real-life-poster.jpgEsta es una película un poco extraña, porque para mi, amante de las películas románticas y de amores que son difíciles de concretar, me llamó la atención el trailer, pero en buena cuenta creo que al final, los espectadores se quedan con una sensación doble: por un lado una sonrisa y por otro algo similar a la desilusión.

A lo que me refiero específicamente es que al terminar de ver el film no estarás molesto contigo mismo, pero no es una película que recordarás de aquí a un tiempo. En otras palabras, es una película termino medio, llena de lindos momentos pero que le falta ese momento especial que haría que la película sea memorable.

Steve Carell interpreta a Dan, un viudo que escribe columnas de consejos para padres en un periódico local y que a su vez trata de ser un buen padre para sus tres hijas, las cuales son interpretadas por Alison Pill, Marlene Lawston y una muy cómica Brittany Robertson.

Pero esperen un momento… viudo y criando a tres hijas… ¿no les hace recordar una vieja serie de televisión estadounidense? La comparación con Padres Forzosos (Full House) no es muy lejana. Estas hijas son un poco más frescas y adaptadas a lo que los hijos adolescentes suelen ser estos días, pero la relación entre ellas y sus padres es esencialmente la misma: forzada en algunas ocasiones, cortés y un poco cansada.

La trama de la película se desarrolla de la siguiente manera. Dan y sus hijas van a visitar a su gran familia en Rhode Island. Luego de llegar e instalarse, Dan hace un pequeño viaje a una librería local, y en una escena muy al estilo de Woody Allen, él conoce a una chica llamada Marie (Juliette Binoche) y se enamora instantáneamente de ella.

En realidad, el enamoramiento es de ambas partes, no obstante este no termina de convencer. Marie le da su número y Dan se va a casa en donde comenta acerca de su nueva “conquista” a toda la familia que se encuentra reunida, pero en ese mismo momento conoce a la novia de su hermano (Dane Cook) y ¡sorpresa, sorpresa!, esa chica linda de la cual se enamoró es nada menos que la misma chica novia de su hermano: Marie.

Carell es uno de los actores con mayor rango actoral que están trabajando hoy en día, y es su carisma el que empapa toda la película. Recordemos su sorprendente actuación en Pequeña Miss Sunshine. El es uno de los actores más cómicos, siguiéndole la línea a Jim Carrey, y en sus mejores trabajos (como la serie de televisión The Office o Virgen a los 40), hay cierta desesperación en sus ojos que te invitan a seguir viendo la trama. Binoche es obviamente una mujer muy bella, pero en este film interpreta a una mujer muy delicada y suave. Como muchos otros personajes femeninos en comedias románticas, el rasgo característico de su personalidad es el encontrar su lado cómico.



En pocas palabras, Carell tiene a sus espaldas una fantástico reparto que puede ayudarlo a ser uno de los mejores actores en el paseo de la fama. Desafortunadamente, nadie puede expresar algo más que una sonrisa complaciente con este film y una que otra lágrima en ciertas partes, claro, si eres de las que llora en las películas como yo.

Por otro lado tenemos a Dianne Wiest que interpreta a la madre del clan. Es un placer verla, pero su acción se reduce a cortar vegetales y mirar la acción que pasa a su alrededor. El gran John Mahoney es el personaje perfecto para interpretar al padre de Dan, y estoy segura que ellos han compartido más de las pocas escenas que se pueden ver en el film.

Amy Ryan, nominada a mejor actriz de reparto por su actuación en la película Adiós pequeña, adiós, es totalmente desperdiciada en esta película, al igual que Norbert Leo Butz, un actor con el cual no estamos muy familiarizados, pero que en los musicales de Brodway es uno de los tipos más cómicos que pueden existir, definitivamente no se merecía aparecer en esta película con el papel tan limitado que tuvo.

26dan600.jpgEl único personaje que logra una buena impresión es Emily Blunt, quien prácticamente brilla en su pequeño papel como una chica semi-facil de esa iudad. La escena del baile sexy con el alocado Carell fue muy graciosa y es que ambos personajes se pulieron para hacer muy cómica la escena.

En realidad la película fue buena por partes, pero creo que pase la mayor parte de la misma pensando en cómo hubiera sido si estos increíbles actores hubieran tenido mayor relevancia en la misma, un poco más de organización y esta película hubiera sido de las nominadas al Oscar, la historia hubiera sido muy diferente.

Mis expectativas, y creo que ese fue el problema, se hicieron grandes debido a que el director y co-escritor (junto a Pierce Gardner) fue Peter Hedges, quien posee un ojo maestro en cuanto a los detalles de los personajes que, lamentablemente, aquí no se puede apreciar del todo.

Hedges fue el autor de una de mis novelas favoritas ¿A quién ama Gilbert Grape?, y el guión para su adaptación cinematográfica. Además también fue el co-autor de Un niño grande y fue el encargado del guión de Retrato de April, otros dos excelentes films que alcanzan su final feliz pasando por ligeros momentos de oscuridad. Esa oscuridad de aquellas dos piezas no parece estar presente en este film, todo parece estar demasiado perfecto, claro y limpio. Un desenlace muy predecible y fácil.

Como la vida misma es un film que está al borde del sobresalto y la sorpresa, pero que siempre trata de llevarnos al lugar donde yace la sonrisa en el último minuto. En definitiva, esta no es una película mala, pero al momento que fue estrenada, junto a otras de mayor calidad, no era la adecuada para verla en el cine.

Tal vez ahora, gracias al DVD, o a la televisión por cable, podremos disfrutar más de este film y creo yo, estaremos mucho más satisfechos que cuando fue estrenada en el cine.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...