Crítica: 127 Horas

critica-127-horas

Título: 127 Horas
Titulo original: 127 Hours
Director: Danny Boyle
Género: drama, aventuras
Duración: 94 minutos
Fecha de estreno: 4 de febrero
Intérpretes : James Franco, Kate Mara, Amber Tamblyn, Lizzy Caplan, Treat Williams, Kate Burton, Clémence Poésy
127 Horas, tráiler en castellano
¿Debo ir a verla? ★★★½☆ A pesar de sus excesos videocliperos, la película es una experiencia al límite verdaderamente disfrutable incluso en los momentos más crudos.

127 Horas es la nueva película de Danny Boyle, la primera tras su triunfo en los Oscar de 2008 con Slumdog Millionare, por la cual obtuvo los premios a la Mejor Película y el Mejor Director de aquel año. Había, por tanto, cierta expectación en este nuevo proyecto del realizador escocés, máxime teniendo en cuenta la historia que retrata, y el choque que dicha trama tendría con un estilo audiovisual tan recargado como el suyo.

127 Horas cuenta la ‘hazaña’ real de Aron Ralston, un joven aficionado a los deportes de riesgo que, en 2003, quedó accidentalmente atrapado en la grieta de un cañón del desierto de Utah. Una roca de 90 kilos aprisionó su brazo derecho contra la pared de la grieta, impidiéndole salir del lugar. Tras cinco inútiles días a la espera de un rescate, y tras agotar todas las provisiones y agua disponibles, Ralston optó por una drástica solución que, finalmente, acabaría por salvarle la vida.

Adelanto que Danny Boyle se las ha ingeniado para construir un film realmente entretenido y nada monótono a pesar de la claustrofóbica premisa. Curiosamente, sus excesos audiovisuales de tono videoclipero sirven a la perfección para contarnos lo que se cuece en la vida y cabeza del protagonista. Un ser que, a pesar de su hiperactividad, resulta ser una persona extremadamente solitaria. James Franco interpreta de manera notable a Aron Ralston, tanto en su actitud ‘guay de la vida’ inicial como en los momentos en que pierde la cabeza por la falta de esperanza en su propia supervivencia.

127 Horas ofrece asimismo momentos de gran belleza visual, e incluso el uso de la cámara digital tiene un auténtico sentido narrativo, acercándonos al mundo del inquieto Ralston. Lo mismo ocurre con la música, que al igual que en ‘Slumdog Millionaire’, es obra del oscarizado A.R. Rahman. El compositor indio entrega una conseguida partitura electro-atmosférica, que sirve para sumergirnos de lleno en los diferentes estados anímicos del protagonista, y situarnos en ese espacio de angustia que, sin embargo, deja sitio para la reflexión y el crecimiento personal.

Finalmente, destacar que Boyle consigue con 127 Horas algo poco habitual en su filmografía: no cargarse la película con un tercio final absurdo. En esta ocasión, la cohesión del film se mantiene preservada en todo momento, a pesar de que tanto el guión como la dirección cuenta con algunos excesos que la hacen peligrar. Por todo ello, es justo reconocer que 127 Horas es una de las obras más notables de Danny Boyle, y desde luego, una película muy superior a la injustamente oscarizada (en mi opinión) ‘Slumdog Millionaire’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...