Crítica: ‘300. El Origen de un Imperio’

La secuela y, a la vez, spin-off de ‘300’ funciona, aunque a un octanaje menor que el de su precedente.

Crítica de 300. El origen de un Imperio

Escribo estas líneas cuando todo apunta a que ‘300. El Origen de un Imperio‘ sellará un primer fin de semana triunfal en la taquilla de Estados Unidos, con más de 40 millones de dólares de recaudación en todo el país. Un excelente resultado, sí, pero son casi treinta menos que los logrados por la película original de Zack Snyder, ahora consagrado a ligas todavía mayores con DC Comics, Batmay y Superman. En todo caso, es sintomático de que los siete años que ha tardado Warner Bros en estrenar esta secuela/spin-off de su gran sleeper de la década pasada, pesan algo más de lo debido en el resultado, y también del propio poder de la película de Noam Murro, a quien nadie podrá acusar de ser descafeinada (los litros de sangre y torsos desnudos asoman por doquier) pero que sí carece de esa cierta musculada poesía crepuscular de la obra original.

Y es que en ‘300. El Origen de un Imperio‘, mucho más que la adaptación del ritmo de la viñeta al cine en forma de colorido espectáculo digital, lo que pesa son los modos y maneras del blockbuster más estándar, pero no el que abordan directores de la liga A como Christopher Nolan o, pese a quien pese, Michael Bay, sino ése que ahora firman Paul W.S. Anderson o quien nos ahora nos ocupa, un Noam Murro del que tampoco adivinamos una personalidad propia o estilo definido del que, por tanto, podamos esperar más y mejores cosas en el futuro.

300. El Origen de un Imperio‘ trata de multiplicar la épica abordando más acontecimientos que la anterior, funcionando tanto a modo de precuela, spin-off, y en su tercer acto, también secuela del original espartano. Pero lo hace con algo más de confusión, cierto aire derivativo y una personalidad que se limita a seguir los pasos del precedente, tanto en la épica como en el drama como, también, en ciertos arrebatos cómicos. El argumento en ocasiones avanza bien, y otras a golpes, y la masculinidad burlona de los espartanos es sustituida por un cierto aire paródico entregado por la interpretación de una Eva Green ciertamente apropiada. La francesa es lo mejor de la película de Murro, y ella misma lo sabe: quizá por eso se pasea por la aventura con la seguridad de que está por encima de todo lo demás, por mucho que los barcos se añadan en post-producción.

Título: 300. El Origen de un Imperio
Título original: 300. Rise of an Empire
Director: Noam Murro
Género: aventuras, acción
Fecha de estreno: 7 de marzo de 2014
Intérpretes: Sullivan Stapleton, Eva Green, Rodrigo Santoro
‘300. EL ORIGEN DE UN IMPERIO’, TRÁILER ESPAÑOL
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...