Crítica: 5 metros cuadrados

Título: 5 metros cuadrados
Director: Max Lemcke
Género: drama
Duración: 91 minutos
Fecha de estreno: 11 de noviembre
Intérpretes: Fernando TejeroMalena Alterio, Jorge Bosch, Emilio Gutiérrez Caba, Manuel Morón, Secun de la Rosa
Cinco metros cuadrados, trailer
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Curiosa aproximación a la chapuza inmobiliaria española y sus trágicas consecuencias.

Algunas cosas no han cambiado tanto desde los tiempos de ‘El Pisito’ (1959), la maravillosa película dirigida por Marco Ferreri con un guion de Rafael Azcona. Como hace más de 50 años, la compra de una casa es el mayor hanbdicap de cualquier pareja que quiera planificar un futuro en común.

Max Lemcke, que ya había dado de muestras de sus preocupaciones sociales en cintas como ‘Mundo fantástico’ y ‘Casual Day’,  se adentra en el mundo oscuro de las constructoras y los pobres compradores de pequeños cubículos habitables en 5 metros cuadrados.

Con la ayuda de los guionistas Pablo y Manuel Remón, el cineasta sigue los pasos de una pareja de treintañeros que decide comprarse un piso. Sin embargo, sus ilusiones se van al traste cuando las obras se paran por problemas con la licencia de suelo. El novio hará todo lo posible por conseguir la vivienda que firmó en un primer momento, aunque poco a poco se irá quedando solo en su lucha. Hasta su propia novia le terminará abandonando.

Lemcke y los autores del libreto no obvian ningún aspecto del peculiar calvario que pasa la peculiar pareja. Desde los tejemanejes de los constructores  corruptos para que los compradores de viviendas desistan en sus ansias de reivindicar lo que es suyo hasta las amistades y los familiares que van dejando poco a poco solos a esa pareja que se encuentra casi a la deriva. Al final, las medidas desesperadas son las que terminan funcionando, aunque lleven acarreadas ciertas consecuencias nada deseables.

El director saca también un gran provecho de un  maravilloso elenco de actores, donde destacan un espléndido Emilio Gutiérrez-Caba, en la piel de un malvado promotor que acaba recibiendo su merecido, y Jorge Bosch, como el enfervorecido vecino que apoya al protagonista, aunque termino claudicando.

Sin embargo, la película no acaba de alcanzar gran altura debido a una trama que pierde fuerza en su parte final, aunque acuda a un desenlace sumamente efectista, y a la falta de definición y la escasa relevancia de la  protagonista femenina de la cinta, que interpreta una estupenda y desaprovechada Malena Alterio. Tampoco ayudan al resultado final una puesta en escena escasamente imaginativa, que recuerda más a un buen telefilme que a una película de la gran pantalla.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...