Crítica: Amador

Magaly Solier en Amador

Título: Amador
Director: Fernando León de Aranoa
Género: drama
Duración: 110 minutos
Fecha de estreno en España: 8 de octubre
Intérpretes: Magaly Solier, Celso Bugallo
Amador, trailer de lo nuevo de Fernando León de Aranoa
¿Debo ir a verla? ★★☆☆☆ León tira por la vía contemplativa. Desgraciadamente, no llega a convencer.

Película construida únicamente en torno a la sensación de aislamiento y nostalgia de su protagonista, Fernando León libra en ella un tour de force consigo mismo a la hora de retratar en imágenes la soledad del personaje de Magaly Solier. En Amador León ha optado por presentarnos su habitual digresión social sobre los más desfavorecidos, pero esta vez en una narración donde los silencios y el vacío cobran abstacto protagonismo sobre los diálogos y las situaciones, habitual fuerte del director madrileño.

Desgraciadamente, León no consigue por esta vía que enganchemos con las ansiedades de la protagonista, y acaba diseminando su habitual sentido de la comedia y el drama de una forma un tanto imprecisa a lo largo de una obra demasiado afectada. En definitiva, la película deja en segundo lugar los puntos fuertes de su autor y opta por una vía contemplativa y trascendental, quizá una metáfora sobre la desubicación del inmigrante, pero una que sacrifica la fuerza en los personajes y diálogos que sustentaban sus anteriores propuestas.

Apenas insiste, por ejemplo, en esa interesante dialéctica entre los personajes de Celso Bugallo y Magaly Solier, y el resultado es que algunas otras propiedades de su obra, como cierta autocomplacencia autoral y retazos de condescendencia social disfrazada de clamorosa denuncia, toman el control de la situación. León quiere amortiguar el efecto de tanto desamparo despistándonos con golpes de humor negro que contrastan una barbaridad y que sólo consiguen enfatizar las carencias del conjunto.

Pero lo que arruina la experiencia no es esto, sino el hecho de que el director de ‘Los lunes al sol’ y ‘Princesas’ no consigue que empaticemos con su inactiva protagonista, cosa que sí hacía en sus anteriores filmes, y acaba construyendo el mismo en torno a una situación alargada hasta la extenuación. Amador quiere arriesgar, cosa que se agradece, pero León no consigue que participemos en el viaje y todo acaba siendo una experiencia estética camuflada detrás de una excusa social. Sus autoimpuestas limitaciones se vuelven en contra de una película empalagosa y larguísima.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...