Crítica: Antes que el Diablo sepa que has muerto (II)

Antes que el diablo sepa que has muerto

Título original: Before the Devil Knows you´re dead
Director: Sidney Lumet
Guión: Kelly Masterson
Duración: 110 minutos
Género: Thriller, drama
Intérpretes: Philip Seymour Hoffman, Ethan Hawke, Marisa Tomei, Albert Finney, Rosemarie Harris
Estreno en España: 23 de mayo de 2008
Crítica ‘Antes que el Diablo sepa que has muerto’ por Lucía Ferrer
Trailer ‘Antes que el Diablo depa que has muerto’

Elaborada con brutal intensidad y energía por un cineasta que ya cuenta con nada menos que 84 años, el thriller que nos ocupa transciende todos los mimbres de las películas de robos, y lo hace para derivar con prontitud e intensidad hacia los derroteros del drama familiar más sólido, aquel que nos recuerda que nuestro destino se teje a través de las necesidades de la cuenta corriente y de la familia, elemento éste que acerca el tema al territorio de la tragedia con inusitada solidez.

Elaborada como una casa de los horrores emocional se tratase, el film narra la debacle existencial de dos hermanos que deciden atracar el negocio paterno, con inesperadas consecuencias. Lo que sucede a partir de ahí, confeccionado a través de de una serie de idas y venidas hacia delante y hacia atrás en el tiempo y en base a los puntos de vista de diferentes personajes, es un completo manual del desastre humano que se alberga en el corazón de cada núcleo familiar. Traiciones, dinero, sexo, venganza: lo hemos visto muchas veces, pero pocas construído en torno a la necesidad de un amor que nunca llegó de la forma adecuada y en el lugar oportuno.

Las pautas principales del relato operístico de una debacle anunciada se sostienen por la solidez narrativa de Lumet, que supera la excesiva afectación de algunos diálogos y nos recuerda quién inventó el thriller descarnado en ‘Doce hombres sin piedad’,Sérpico’ y ‘Tarde de Perros’. y gracias, sobre todo, a un magnífico reparto en el que brillan todos, cada uno por su lado. El director consigue que los diferentes puntos de vista y la manipulación del tiempo no pese ni se convierta en mero formalismo, sino en una herramienta usada con sencillez para diseccionar la situación y los personajes. Y sus actores, en estado de gracia: ahí están estupendos Ethan Hawke y Philip Seymour Hoffman, un magistral Albert Finney (visión viva del dolor ciego y la desesperación desencajada, en una composición merecedora de todos los halagos y premios) y una Marisa Tomei (¿es que esta mujer no envejece?) que otorga una dignidad y verosimilitud indudables a un papel más complicado de lo que parece.

Pero es Seymour Hoffman, complementado por Finney, los que nos dan la clave del film, los que consiguen elevar ‘Antes que el diablo sepa que has muerto’ a los olimpos de la casi obra maestra. Hoffman como Andy se revela un tan calculador como humano, tan finalmente brutal como desvalido, un descarnado ejemplo de los males de la soledad y de no acabar de encajar con la realidad y lo que espera y exige de nosotros. Su conversación, sentado en un sillón en casa del camello que le proporciona una droga que no consuela, sin llegar nunca a ser escuchado por nadie, da fe de la magnitud del desastre cotidiano que Lumet presenta bajo la excusa de una heist movie. Y el final, con padre e hijo en la misma y definitiva escena, es simplemente un certero golpe a la esperanza.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...