Crítica de cine: Biutiful

El director mexicano Alejandro González Iñárritu ha creado con Biutiful una película dura y pesimista que brilla especialmente gracias a la excepcional interpretación de Javier Bardem

Javier Bardem recrea un personaje complejo inmerso en una Barcelona oscura

Señoras, señores, pónganse en pie que rueda Alejandro González Iñárritu. De nuevo el director mexicano ha puesto en evidencia al 90% de sus colegas que se dedican a esto de hacer cine. Y lo ha hecho con un cómplice de excepción, Javier Bardem, genio y figura en esta producción. Como si una pareja de héroes se tratara han realizado una de esas producciones duras, adultas, serias y complejas que dejan al espectador con un sabor agridulce. Pero jamás indiferencia.

Para unos pocos, el cine debe evocar algo más que la propia duración del metraje. Iñagurti es uno de estos, como ya demostró en las excelentes Amores Perros, 21 gramos o Babel. Sin embargo, sí existen claras diferencia en la concepción de esta Biutiful. La principal es que deja esa historia conformada por puzles que forman varios personajes, por centrarse en la vida y milagros de Uxbal en una Barcelona tan alejada de la postal de Woody Allen que cuesta reconocer a la misma ciudad.

Tengo que admitir que me ha tocado especialmente cerca la película por varios motivos. Evitando los motivos personales que me reservo sí debo confesar que muchas de las calles deprimentes que dan vida a la película forman parte de mi recorrido diario. Por ello, no podía ser de otra forma me sentí conmovido cuando se ha captado algunas de las vidas anónimas que esta otra Barcelona da cabida.

Poco se puede decir de la excelente actuación de Bardem, premio al mejor actor en el Festival de Cannes. Se trata de un regreso a los grandes papeles tan las insustanciales Come, reza y ama y Vicky Cristina Barcelona. Y lo ha hecho de la mejor manera, con un papel exigente y que el actor español carga de intensidad dramática y sin resultar excesiva.


El resto del elenco de actores son también dignos de aplaudir. Como no podía ser menos en González Inarritu con un casting multicultural y en el que se escucha varios idiomas. La actriz argentina Maricel Álvarez junto el genial Eduard fernández crean con Bardem un extraordinario trío de actuaciones y relaciones prohibidas.

La historia baja al fondo de las miserias del ser humano: egoísmo, sentimiento de culpa, mentira, infidelidad, bipolaridad, soledad, ruindad… todo con un tono gris, oscuro, invierno, frío… La inmigración ilegal es el punto de encuentro de los personajes de la película y las relaciones personales su campo de batalla. Un retrato pesimista que empieza y acaba con la muerte.

Fotografía: web oficial

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...