Crítica: ‘Blue Jasmine’

Woody Allen dirige una notable tragicomedia sobre una viuda arruinada, encarnada por una espléndida Cate Blanchett, que se ve obligada a vivir con una hermana a la que siempre despreció.

Imagen de 'Blue Jasmine'

Woody Allen deja aparcadas sus particulares comedias ambientadas en Europa para volver a territorio estadounidense con ‘Blue Jasmine’, uno de esos retratos de mujeres histéricas que el neoyorquino suele bordar. En esta ocasión, el autor de ‘Annie Hall’ o ‘Balas sobre Broadway’ ha utilizado como inspiración algunos de los personajes y situaciones de ‘Un tranvía llamado Deseo’. Al igual que en la obra de teatro de Tennessee Williams, nos encontramos con una viuda arruinada y trastornada mentalmente que se ve obligada por sus penurias económicas a trasladarse a la humilde casa de una hermana a la que siempre despreció. Desde un principio, su actitud altanera chocará con la pareja sentimental de la mujer que le ha dado cobijo.

No obstante, aunque es evidente el homenaje a una de las ejemplos mayores del teatro norteamericano del siglo XX, Allen lo utiliza únicamente como punto de partida para mostrarnos la bajada a los infiernos de una mujer que ha vivido en una constante ceguera. Casada desde muy joven con un marido que hizo su fortuna con la burbuja inmobiliaria, Jasmine sigue manteniendo su particular altanería ahora que su esposo se ha suicidado y está completamente arruinada. Su personaje, como le ocurriera a la Blanche Dubois de la obra de Williams, se autoengaña en ocasiones para eludir aquello que le disgusta. Allen nos muestra, a través de flashbacks donde somos testigos de los buenos tiempos del personaje, que esta mujer prefirió obviar los negocios sucios de su marido y, en cierta medida, sus infidelidades para mantener su estatus. Como le ocurriera a tantos ciudadanos de los países industrializados que ahora se quejan de la crisis económica, la protagonista prefirió seguir disfrutando de la fiesta, aunque en el fondo presintiera que era fruto de la especulación.

El cineasta se ríe de la altanería y el esnobismo de esta mujer egocéntrica y egoísta que trata con desprecio a los que considera de clase baja, aunque también muestra que nos encontramos ante un ser que siente traicionado por un esposo el que confió demasiado ciegamente.

Una maravillosa Cate Blanchett inyecta el necesario patetismo a esta señora engreída a la que, no obstante, no podemos odiar del todo. Igualmente memorables son los trabajos de Sally Hawkins, como la hermana vulgar y perdedora, y un simpático Bobby Cannavale, en el papel de su rudo novio.

En el apartado técnico resulta también digna de mención la preciosa fotografía del español Javier Aguirresarobe, capaz de sacarle todo el partido a las maravillosas localizaciones de San Francisco y Nueva York que sirven como particular decorado a este estupendo filme, uno de los mejores dirigidos por Woody Allen en lo que llevamos de siglo XXI.

Título: ‘Blue Jasmine’
Director: Woody Allen
Género: drama
Duración: 98 minutos
Fecha de estreno: 15 de noviembre de 2013
Intérpretes: Cate Blanchett, Alec Baldwin, Peter Sarsgaard, Alden Ehrenreich, Sally Hawkins, Louis C.K., Michael Stuhlbarg, Bobby Cannavale, Andrew Dice Clay, Max Casella, Tammy Blanchard.
Tráiler español
Tráiler V.O. 
¿Debo ir a verla? ★★★★☆

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...