Crítica: Cisne Negro

Cisne Negro, crítica

Título: Cisne Negro
Titulo original: Black Swan
Director: Darren Aronofsky
Género: drama, thriller, terror
Duración: 108 minutos
Fecha de estreno: 18 de febrero
Intérpretes : Natalie Portman, Vincent Cassel, Mila Kunis, Barbara Hershey, Winona Ryder, Benjamin Millepied
Cisne Negro, tráiler en castellano
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Correcta mezcla de drama y thriller de terror, protagonizada por una notable Natalie Portman a punto de Oscar.

Cisne Negro es la última película del neoyorkino Darren Aronofsky, uno de los que fuera ‘enfant terrible’ del cine americano diez años atrás, y que hoy día está más que cómodamente instalado en el sistemas de estudios, haciendo cintas de innegable orientación comercial, aunque revistiéndolas de un empaque visual pretendidamente ‘diferente’. Cisne Negro no es una excepción, puesto que nos encontramos ante un relato con ecos de ‘La pianista’ de Michael Haneke, pero sustituyendo el drama tremendista europeo por el efectismo del thriller de terror hollywoodiense.

Cisne Negro nos cuenta la vida de Nina Sayers, una bailarina neoyorkina (Natalie Portman) entregada totalmente a su arte desde bien pequeña, en parte por obligación de su exigente y castradora madre (Barbara Hershey). Nina desea fervientemente hacerse con el papel principal de una representación del Lago de los Cisnes de Tchaikovsky, que está preparando una prestigiosa compañía de ballet. El director de ésta (Vincent Cassel) desea a Nina para el papel y para otras cosas, pero la ve demasiado inocente para interpretar la parte del Cisne Negro, vital en la segunda mitad de la obra, por lo que pondrá sus ojos en otra joven bailarina (Mila Kunis) para el papel. Nina comenzará entonces a tener extrañas visiones, y a sentir la presencia de un doble, a la vez que se debate entre el deseo reprimido hacia el director de la compañía, y los celos que siente por la joven bailarina que pretende asumir su puesto.

Aronofsky construye una cinta de tensión palpable, utilizando un estilo visual similar al que ya empleara en ‘El luchador’. Es decir, cámara en mano casi constante, y predominio de un punto de vista semisubjetivo,  incluso para las escenas de ballet. Lo cierto es que el realizador se maneja bastante bien con esta técnica, y consigue introducir al espectador en el mundo turbio de la mente de Nina Sayers. A este respecto, Natalie Portman realiza una interpretación excelente, mostrando nuevamente su gran talento, y soportando sin problemas todo el peso de la película. Aunque, también hay que  decirlo, no se trata precisamente de un registro totalmente inédito para la actriz de origen israelí.

Los secundarios también encajan a la perfección en sus papeles, aunque quien se lleva la palma es la excelente Barbara Hershey, que siempre encuentra su punto con personajes en constante duda o tormento interior. En cambio, lo que sí resulta discutible es el tratamiento efectista de las partes más tenebrosas de la cinta, donde Aronofsky no duda en sobresaltar al espectador con sustillos más propios de una cinta de terror adolescente que de un thriller psicológico. Es una pena que  el director no haya sido capaz de construir el terror de la cinta ciñéndose únicamente a la atmósfera, que por otra parte está bastante lograda.

Definitivamente, Cisne Negro es una cinta correcta, entretenida, y bien dirigida. Sólo se echa en falta algo más de visceralidad y carnalidad, ya que la cinta, a pesar de su pretendido atrevimiento, resulta plásticamente demasiado mojigata, lo que elimina  parte del impacto de la historia. Con la hipocresía moral yanqui hemos topado, como siempre.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...