Crítica: Crazy, Stupid, Love

Título: Crazy, Stupid, Love
Título original: Crazy, Stupid, Love
Director: Glenn Ficarra & John Requa
Género: comedia romántica
Reparto: Steve Carell, Julianne Moore, Ryan Gosling, Emma Stone, Jonah Bobo, Analeigh Tipton, Marisa Tomei, Kevin Bacon, John Carroll Lynch
Duración: 118 minutos
Fecha de estreno: 7 de octubre
Crazy Stupid Love, tráiler en español
¿Debo ir a verla? ★★★½☆ Comedia romántica por encima de la media, con un estupendo reparto y química entrañable entre los personajes

Crazy, Stupid, Love es la nueva película dirigida por el tándem Glenn Ficarra & John Requa, autores de aquella atípica comedia romántica que era ‘Te quiero, Philip Morris’, en la que Jim Carrey y Ewan McGregor se embarcaban en un insólito romance homosexual. Con tales credenciales, era de esperar que este dúo de directores entregase un film bastante alejado del tono que Hollywood suele imponer en el devaluado género de la comedia romántica.

Y bueno, lo cierto es que, en parte,  Crazy, Stupid, Love aporta algo de aire fresco a este tipo de cine, gracias a la cantidad de agudos detalles que los directores introducen con frecuencia en cada situación. Pero por otro lado, es obvio que Ficarra & Requa no han querido tampoco salirse demasiado de lo que la industria espera de un film pensado para ver ‘en pareja’, y han entregado un producto que supura buenas intenciones aliñadas con buenas dosis de moralina. Sin embargo, el lector no debiera de sentir pereza hacia la película al leer este comentario, puesto que se trata de una cinta con suficientes alicientes como para hacerle  pasar una tarde más que distraida.

Crazy, Stupid, Love cuenta con uno de los repartos más interesantes de la temporada, integrados en una historia casi coral de matrimonios que se dejan sin dejar de quererse, seductores seducidos a lo ‘Gavilán o paloma’, y adolescentes descubriendo el amor (o más bien la utilidad de las hormonas). Afortunadamente, el reparto tiene buena química y resulta creible en todo momento dentro del tono amable y, digamos, poco verosímil de la trama. Además, contemplar en un mismo plano a dos mujeres tan maravillosas como Emma Stone y Julianne Moore bien merece la pena.

Igualmente, la amistad fílmica entre Steve Carell y Ryan Gosling sienta las bases de un interesante ‘bromance’, creado con apenas cuatro trazos. Sin embargo, la notable cantidad de personajes y subtramas que aparecen en escena repercute en cierto desenfoque de los caracteres principales y sus relaciones, que tienen un tiempo quizás demasiado escaso para desarrollarse completamente. Otra consecuencia del baile de personajes es un ritmo narrativo bastante irregular, que puede llegar a resultar en ocasiones algo pesado al espectador, que siempre está esperando alguna sorpresa que eleve su interés ante unas situaciones que, aunque tratadas con buen gusto e ingenio, no son precisamente el colmo de la originalidad.

Pero en cualquier caso, Crazy, Stupid, Love es un título bastante por encima de la media en lo que al género se refiere, y confirma que Glenn Ficarra & John Requa son dos nombres a seguir en el mundo de la comedia romántica. Eso sí, esperemos que en la próxima película, hagan menos concesiones a la moral hollywoodiense y den rienda suelta a la mala leche que llevan dentro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...