Crítica: Cuento de Navidad

Jim Carrey en Cuento de Navidad

Título: Cuento de Navidad
Título original: Disney’s a Christmas Carol
Director: Robert Zemeckis
Género: comedia, animación
Duración: 100 minutos
Fecha de estreno en España: 13 de noviembre
Intérpretes: Jim Carrey, Gary Oldman, Colin Firth, Cary Elwes, Robin Wright Penn
Cuento de Navidad, tráiler español
Disney’s a Christmas Carol: póster y primer clip
Cuento de Navidad, cine para toda la familia
Los Fantasmas atacan al jefe (Scrooged)
¿Debo ir a verla? ★★★★☆ Verdadero recital técnico, visual y narrativo…aunque la historia nos la sabemos de Pe a Pa.

Cuento de Navidad con Jim Carrey nace con la desventaja añadida de estar protagonizada por un actor tan brillante como cansino, y por ser una versión, sin novedades, de un cuento clásico realizada con la tecnología más moderna. Eso va a hacer que los de siempre y otros tantos más la reciban con los cuchillos afilados. Gran error.

Estoy seguro que la mayor crítica que oirán a Cuento de Navidad es lo poco nuevo que aporta, aparte de su prodigiosa técnica, al relato original de Dickens. Me resulta muy fácil desarmar ese razonamiento. Zemeckis no ha revisado el material original porque la gracia del cuento es aportar el sustento simbólico e intelectual en una sociedad complicada, a la que le resulta muy fácil navegar a la deriva. Es evidente que su intención es precisamente esa: contar lo mismo de manera nueva, sin aspavientos y respetando la pureza originaria del material. Es esa simpleza la que hay que conservar. Eso no significa que deje de aportar sensibilidad contemporánea, bastante oscurita, como adivinarán (una recomendación espontánea: vuelvan a ver Beowulf, del mismo director: no lo lamentarán).

Ahora bien, y también me contradigo a mí mismo: lo cierto es que Zemeckis no aporta nada nuevo al tema, y esto es algo que podríamos calificar como el gran punto flojo de Cuento de Navidad. Los que tengáis en casa la versión de los Teleñecos con el impagable Michael Caine, la de Tío Gilito o incluso Los Fantasmas atacan al jefe no vais a descubrir ningún recoveco argumental nuevo en la cinta de Zemeckis. Eso no quiere decir que el film no sea disfrutable o aburrido. Si uno supera este handicap disfrutará con el extraordinario despliegue técnico, visual y narrativo que se nos regala. El film, a pesar de su sencillez, no deja de estar perfectamente ejecutado también en este aspecto, pese a ser algo impersonal.

Lo que sí van a poder apreciar, y allá ellos si no lo hacen, es el excelente uso del motion capture que hace el director. Zemeckis, como un niño con zapatos nuevos, aprovecha para desprenderse de cualquier tipo de limitaciones a la hora de mover la cámara y contar la historia. Y la mueve de forma constante pero nunca gratuíta: un servidor se quedó helado con las primeras vistas aéreas de Londres, donde planeamos a apenas milímetros de tejados nevados, calles y carruajes. O con los fascinantes momentos iniciales de Scrooge caminando por las nocturnas y fantasmagóricas calles en el silencio más absoluto. Son sólo dos muestras del estímulo para los sentidos que es Cuento de Navidad, porque el director se encarga de obsequiarnos con momentos de ese corte de forma constante. Eso no quiere decir que no espere, con el reloj en la mano, a que el responsable de Regreso al Futuro se decida a obsequiarnos con un largo en imagen real. Zemeckis nos dejó dos obras maestras, Contact y la monumental Naúfrago, que precisamente y pese a sus defectos, nos mostraban un cineasta emotivo que corría el riesgo de enterrar la intensidad de sus primeros films por una perfección técnica –y cierta frialdad- que de todas formas me resulta arrebatadora.

Ahora, avisados quedan: Cuento de Navidad es uno de esos films para niños cuyo aliento fantástico y sensibilidad tirando a oscurita puede asustar a los más pequeños. Eso me gusta. Lo grotesco y lo cruel está presente tanto en el diseño de los personajes como en la actuación, por lo que uno se pregunta por la suerte comercial del mismo largometraje. Sería una lástima que no se le dispensara la atención necesaria, pues la gracia de los cuentos es que puede, deben, ser contados una y otra vez. Me parece que vale el precio de la entrada. Por supuesto, no se la pierdan en 3-d: a diferencia de El Destino Final, aquí sí se saca provecho al formato (presten atención al efecto terrorífico primer plano de la sombra del caballo del último espíritu, y luego me cuentan… ríete tú de La pesadilla, el cuadro de John Fuseli).

En Notas de Cine | Crítica: Beowulf

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...