Crítica de cine: Cyrus

Un hombre se enamora de una mujer que parece perfecta: bella, inteligente y dulce. Poco tiempo después descubre que tiene un hijo de 22 años y que no quiere que nadie le aleje de su madre.

El trío protagonista mantendrán una relación a tres bandas llena de amor y recelos

Es de agradecer que en la industria en cadena que es Hollywood haya espacio para producciones que busquen y logren una personalidad propia. Y sobre todo en el siempre dócil género de las películas románticas. Y en Cyrus se encuentra un buen gusto por el diálogo y la originalidad. Puede que no sea una película romántica al uso pero sí bebe de los avatares de dos personajes que se encuentran y se enamoran. Sí me gustaría remarcar que no es una comedia romántica, porque para mi una comedia debe destilar la sensación de querer agradar al público y dejarle un gusto dulce.

Aquí esto no sucede y como mucho te hace pensar en que siempre hay tiempo para encontrar el amor, aunque a medida que pasan los años los impedimentos pueden aumentar. En la película de los hermanos Duplass, ese obstáculo lo encarna sensacionalmente Jonah Hill que da vida a un hijo que mantiene una relación muy especial con su madre.
El reparto en un filme con tres personajes con tanto peso en pantalla era clave. Y acertaron. El protagonismo de John C. Reilly con un papel en que permite lucirse con varios registros, pasando del enamoramiento absoluto a la rabia reprimida. Eso sí, siempre con la contundencia de un físico que marca siempre sus papeles. El antagonista, Jonah Hill, que da nombre a la película es tan inquietante como patético. La escena en la que aparece con una camiseta larga y un cuchillo en la mano te hace estremecer entre el miedo y la vergüenza ajena.
Y un aparte se merece siempre Marisa Tomey. Hace años que ha tenido que ganarse su propio espacio en la meca del cine. Ha pasado de ser una niña bonita a una actriz madura y atractiva por igual. Parece mentira que haya pasado 18 años desde que ganara el Óscar como actriz de reparto, por Mi primo Vinnie. Fue tan criticada esta decisión como constante y tozuda Tomei en su lucha por demostrar su valía. Y en los últimos años ya está recibiendo los frutos con papeles que sabe sacarle todo el provecho posible con grandes actuaciones.
En definitiva, una película que refleja el miedo a dejarse llevar en las relaciones sentimentales y a compartir el cariño existente en la sociedad actual. Un buena muestra de que no todo está inventado en el cine actual y que siempre se puede ofrecer un nuevo punto de vista, sí en cierta forma pesimista y complejo, de la típica película de chico conoce chica.
Fotografía: web oficial

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...