Crítica: De Nicolas a Sarkozy

De Nicolas a Sarkozy

Título: De Nicolás a Sarzoky
Título original: La conquête
Director: Xavier Durringer
Género: biopic
Fecha de estreno: 20 de abril de 2012
Intérpretes: Denis Podalydès, Hippolyte Girardot, Grégory Fitoussi, Bernard Le Coq.
Tráiler español de De Nicolas a Sarkozy
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ Entretenido y algo superficial biopic sobre Nicolas Sarkozy.

El cine francés se ha mostrado especialmente interesado en desvelarnos la vida de los líderes políticos que han gobernado el país vecino durante las últimas décadas. En la pasada década, por ejemplo, Robert Guediguian realizó un correcto biopic de François Mitterrand en ‘Presidente Mitterrand’, mientras que Karl Zéro y Michel Royer hicieron lo propio con Chirac en la divertida ‘En la piel de Jacques Chirac’, una mezcla de ficción y documental que no fue muy bien recibida en las filas del partido conservador.

Ahora le toca el turno a Nicolás Sarkozy en De Nicolas a Sarkozy, donde Xavier Durringer nos cuenta el proceso de ascenso del político desde 2002 hasta 2007, cuando ganó las elecciones presidenciales. No en vano, el título original del filme, La conquête, hace referencia a la conquista del poder. Durringer, con la ayuda del guionista Patrick Rotman, dibuja a un político egocéntrico y preocupado por la repercusión de sus actos en los medios de comunicación al que más que la defensa de unos ideales le interesa llegar a la cima. En su camino encontró dos grandes obstáculos: Jacques Chirac, que nunca confió en él, y Dominique de Villepin, su principal contendiente dentro del partido del que también formaba parte Sarkozy.

El filme opta por el tono de farsa para presentarnos un ruedo político lleno de zancadillas e hipocresía donde las ideologías se dejan a un lado en favor de la lucha por el poder.

Xavier Durringer dirige sin florituras una cinta que se ve sin complicaciones, aunque tampoco entre en demasiadas profundidades. Eso sí, su labor con los actores es verdaderamente espléndida. Denis Podalydès logra reproducir cada uno de los tics de Sarzoky sin que caiga nunca en la caricatura, mientras que Hippolyte Girardot consigue dotar de profundidad a esa Primera Dama harta de un marido que le ha dejado en un segundo plano por la política.

Igualmente magníficos son los trabajos de Bernard Le Coq, como un cínico Jacques Chirac, o Samuel Labarthe, en el papel del eternamente apesadumbrado Dominique de Villepin.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...