Crítica: Declaración de guerra

Declaración de guerra

Título: Declaración de guerra
Título original: La guerre est déclarée.
Director: Valérie Donzelli
Género: Drama, comedia
Reparto: Valérie Donzelli, Jérémie Elkaïm, César Dessix, Gabriel Elkaïm, Brigitte Sy, Elina Lowensohn, Michèle Moretti, Philippe Laudenbach, Bastien Bouillon.
Duración: 100 minutos
Fecha de estreno: 10 de febrero de 2012
Declaración de guerra, tráiler español
¿Debo ir a verla? ★★★★☆  Maravillosa combinación de drama y comedia para almas sensibles y amantes del cine francés.

Esta no es otra película sobre niño con enfermedad incurable que intenta conseguir que el público llore a toda costa. La actriz y directora  Valérie Donzelli ha planteado Declaración de guerra como un filme bélico sin armas de fuego ni explosiones. La cineasta ha ideado su largometraje como la peculiar lucha que mantiene una pareja joven contra el cáncer que hace peligrar la vida de su pequeño.

Donzelli plantea esta peculiar contienda eludiendo el suspense. Sabemos desde los primeros minutos de la cinta que el chaval ha superado la enfermedad. La realizadora gala está más interesada por el proceso que en el resultado final. En el fondo, a ella  le interesa contarnos una historia sobre el amor en sus más diversas formas. En Declaración de guerra se nos muestra la pasión de una pareja joven, el cariño que sentimos por nuestros familiares y el afecto que nos une con todos aquellos que, de una manera u otra, estamos vinculados sentimentalmente en un grado y otro.

La  directora opta por contar todo como si fuera un cuento con elementos realistas. No es casual, en este sentido, la utilización de las voces de narradores externos para realizar apuntes sobre lo que vemos en pantalla. También es premeditado que los dos protagonistas se llamen Romeo y Julieta, como la famosa pareja de amantes inmortalizados por la tragedia de William Shakespeare.

Quizá el optimismo  que respiran los dos personajes protagonistas, pese a los malos momentos por los que atraviesan ambos, pueda parecer naíf, aunque quizá no sea tan irreal como puede parecer a primera vista. Tanto Valérie Donzelli como Jérémie Elkaïm, los dos actores protagonistas y pareja en la vida real, pasaron por el trance de superar la grave enfermedad de un hijo.

No obstante, como ya hemos dicho, la película se rebela contra el realismo para ofrecer una historia de sentimientos donde el espectador podrá reír y llorar con las peripecias de dos jóvenes capaces de sacrificar su amor de pareja para salvar la vida del niño al que tanto quieren.

Sin trampas, la realizadora consigue emocionar al espectador gracias a una dirección de actores magistral y a una puesta en escena que rinde homenaje a los clásicos de la Nouvelle Vague. Donzelli y Elkaïm lograr ganarse a unas interpretaciones  nada histriónicas que aportan verdad y frescura al largometraje. Por otra parte, la sabia utilización de la cámara en mano, que recuerda en cierta manera al primer Jean-Luc Godard, o el peculiar número musical intimista y romántico a lo Jacques Demy  que  se marca la directora otorgan al filme una frescura realmente saludable.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...