Crítica: ‘Divergente’

Neil Burger dirige una película medianamente entretenida que se muestra demasiado deudora de ‘Los juegos del hambre’.

Fotograma de Divergente

La literatura juvenil de las primeras décadas del siglo XXI parece haber encontrado en las distopías uno de sus mayores filones. Quizá la saga de más éxito sea ‘Los juegos del hambre’, trilogía escrita por Suzanne Collins donde nos encontramos a una heroína adolescente fuerte y sensible a la vez que luchará en contra de la preponderancia de El Capitolio, un distrito que se impone de manera tiránica al resto. Como manera de humillar a los otros territorios, organiza un particular torneo donde luchan a muerte representantes de otras zonas de un país llamado Panem, trasunto de Estados Unidos. El contexto es una época posterior a una devastadora guerra.

El éxito de la saga, aumentado más si cabe por su adaptación cinematográfica, parece ser la semilla en la que se inspira ‘Divergente’, otra franquicia nacida en el papel que salta a la gran pantalla. A esta primera entrega de la serie escrita por Veronica Roth quizá haya que reprocharle sus excesivas similitudes con la trilogía de Collins. En la filme nos volvemos a encontrar con una heroína en plena pubertad que vive en un tiempo donde se ha alcanzado la paz después de un conflicto bélico. En esta ocasión, la división de la sociedad no es territorial, sino funcional. Para evitar conflictos, los ciudadanos tienen que elegir entre distintos grupos según sus capacidades. Beatrice, el personaje principal, es una divergente, un grupo de individuos que parecen fuera de cualquier clasificación. Eso les convertirá en un peligro para aquellos que velan por el orden establecido.

Con este argumento, la primera adaptación de la franquicia ofrece lo que se espera de ella: momentos de acción, un cierto espíritu de rebeldía y unas gotas de romanticismo a través de la relación de su protagonista con uno de sus instructores y compañeros. Quizá haya que reprocharle que estemos ante un largo prólogo de una saga, donde asistimos al proceso de formación de Beatriz como miembro de Osadía, la categoría en la que se oculta para no llamar la atención. Su proceso de adiestramiento y las diferentes pruebas que tiene que superar remiten en algún momento a una versión light de cintas cuarteleras como ‘Oficial y caballero’, ‘El sargento de hierro’ o la primera parte de ‘La chaqueta metálica’. Es quizá el único elemento que distingue en cierta manera a esta saga de su referente, ‘Los juegos del hambre’.

Neil Burger, autor de ‘El ilusionista’ y ‘Sin límites’, cumple dirigiendo con corrección y cierto ritmo un conjunto que suena a ya visto. Por otra parte, Shailene Woodley resulta competente como la adolescente divergente, mientras que Theo James se limita a lucir su atractivo físico como su pareja. Tampoco convence demasiado la casi siempre estupenda Kate Winslet, algo ridícula como la mala malísima de la función.

En definitiva, ‘Divergente’ es un producto de usar y tirar que no molesta demasiado, aunque no deje excesiva huella.

Título: ‘Divergente’
Título original: ‘Divergent’
Director: Neil Burger
Género: Ciencia-ficción
Fecha de estreno en España: 30 de abril de 2014
Intérpretes: Shailene Woodley, Theo James, Kate Winslet, Tony Goldwyn, Ray Stevenson, Maggie Q, Mekhi Phifer, Jai Courtney, Miles Teller, Zoë Kravitz
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...