Crítica: Dylan Dog. Los muertos de la noche

El amigo gracioso de Dylan Dog

Titulo: Dylan Dog. Los muertos de la noche
Título original: Dylan Dog: Dead of night
Director: Kevin Munroe
Género: ¿?
Duración: 108 minutos
Fecha de estreno: 29 de junio
Intérpretes: Brandon Routh, Sam Huntington, Anita Brien.
Dylan Dog: Los muertos de la noche. Tráiler español.
¿Debo ir a verla? ★½☆☆☆ No. Por su inmensa sosez y su incomprensible racanería.

La apisonadora del cine comercial sigue buscando cualquier tipo de excusa para proseguir su imparable producción en torno a todo tipo de seres sobrenaturales, preferiblemente vampiros y muertos vivientes, hasta que esta moda dé paso a otra. En el caso de Dylan Dog: Los muertos de la noche, la base es un cómic italiano de los 80 sobre un detective que investiga casos paranormales, cuyo enorme éxito explica su reconversión en película norteamericana de presupuesto, eso sí, más bien moderado, tirando a serie b aseadita.

Pero el problema principal de Dylan Dog: Los muertos de la noche no está en la escasez de medios frente a otros productos más o menos similares. A estas alturas ya habrán sido centenares las películas, que costando cuatro duros, nos han impactado a base de talento e imaginación. El error cometido por Kevin Munroe (cuya experiencia previa se reduce a la última versión para el cine de ‘Las tortugas Ninja’) y su equipo está en los poquísimos riesgos que han asumido.

Así, el film resulta tremendamente plano, carente de emoción, transcurre con tan pocos sobresaltos que es imposible engancharse a él. La puesta en escena parece no aspirar a más que a la corrección, a no meter la pata. Los actores, con Brandon Routh (recordemos, ¡llegó a ser Superman!) a la cabeza, no pasan de sosos, y el recurso de la comedia tampoco funciona ya que los chistes son más bien de preescolar.

No se me ocurre otro adjetivo peor que darle a Dylan Dog: Los muertos de la noche que el de aburrida. Y es que, aunque tampoco esperábamos de ella poesía ni grandes reflexiones, sí al menos no estar deseando todo el tiempo que se acabara de una santísima vez.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...