Crítica: ‘El hombre de acero’

Zacks Snyder y el magnífico reparto sientan las bases para una nueva saga, aunque ofrecen un film claramente descompensado y en el que el guión carece de toda naturalidad.

Man of steel

Siempre es bueno empezar haciéndose preguntas, aunque sea solamente una: ¿Cuál es la perspectiva adecuada desde la que escribir sobre El hombre de acero? Recurrir a la comparación con el clásico ‘Superman’ de Donner es tentador, más desde luego que hacerlo con la problemática ‘Superman Returns’, anticlimático último intento de meter al personaje en un largometraje. Dada la presencia de Christopher Nolan en el proyecto (y créanme, del tono general al score creado por Hans Zimmer, se nota y mucho), podemos asimilar el film de Zack Snyder con los suyos, especialmente con la irregular trilogía sobre Batman. Los buenos lectores de cómic optarán, como es lógico, por acudir a la fuente original y valorar la adaptación, y los que han hecho del cine palomitero su feudo se limitarán a cuantificar golpes y rascacielos derruidos (tienen trabajo), y compararla con cualquiera de las tres ‘Transformers’. Dado que el film ofrece una clara división en tres partes, desde aquí trataremos de hacer un repaso breve, formato manda, de cada una de ellas.

El hombre de acero empieza, entre el tópico y la lógica narrativa, con el alumbramiento del héroe. Kal-El llega al universo en un planeta al borde de la destrucción física y con una grave crisis ideológica (el contenido político del film es bastante evidente, aunque es recomendable obviarlo para su completo disfrute). Durante el prólogo, asistimos a una imaginativa reconstrucción de los últimos días de Krypton, una fantasía desmelenada y sorprendentemente extensa que sirve además para plantear los puntos básicos del relato. Como contrariedad, empezamos a detectar algo en lo que recaerá todo el film: el guión no fluye con naturalidad, se entiende que hay un destino marcado para la trama al que hay que llegar como sea, dejando de lado la coherencia si es necesario.

Con el viaje del recién nacido se da paso al segundo tramo del film, el más interesante desde el punto de vista del tratamiento de realización que hace Snyder. Para narrar la infancia y adolescencia de Clark Kent en un pueblo de Kansas, la maduración del héroe, su segundo nacimiento, el director de ‘Amanecer de los muertos’ plantea un montaje con saltos temporales sin descanso en ambas direcciones, a la manera de un Terrence Malick controlado por el peso de un presupuesto imponente y el conservadurismo del gran público. Me resulta interesante su acercamiento a un lenguaje puro de cómic en la planificación de los diálogos y en la creación de algunas imágenes singulares de impactante belleza (cf. la de la muerte de un personaje clave). Al contrario que en la discutible ‘300’, Snyder no emplea la literalidad en la traslación de un lenguaje a otro, sino una especie de mecanismo de conversión viñeta-plano que funciona pese a la aburrida familiaridad de lo que nos está costando.

Tarde o temprano el film de acción tiene que imponerse, y en El hombre de acero se destina buena parte de su metraje al clímax (otro rasgo puramente nolaniano), que es una alargadísima pero impresionante demostración de lo que a día de hoy se puede conseguir si se domina el CGI. Las imágenes de síntesis convierten en una realidad apabullante las secuencias de acción que muchos llevan imaginando para Superman desde hace décadas. La inmutable gravedad del tono (hemos visto al adolescente Kent leyendo a Platón) y el hecho de que se ofrezca tanta cantidad como calidad terminan por generar cierto hastío (estamos ante un film claramente descompensado), aunque si se trataba de cumplir con los requisitos del blockbuster veraniego demandado en estos tiempos, la película lo hace con creces antes de emborronarse con una escena vergonzante de pacto por la libertad del pueblo «americano» y un desenlace previsible.

Por ir resumiendo, no es El hombre de acero tan redonda y deliciosa como los dos últimos Marvel (‘Los vengadores’ y ‘Iron Man 3’), pero al menos como reboot es preferible a la innecesaria ‘The amazing Spider-Man’. La película consigue que el precio pagado por la entrada merezca la pena gracias a una solidez un tanto impostada pero indiscutible. Los cimientos para empezar una saga, incluyendo un elenco de actores magnífico y bien empleado, están más que puestos, y como se ha demostrado muchas veces en los últimos tiempos, la posibilidad de ir a más es absolutamente factible.

Titulo: El hombre de acero
Título original: Man of steel
Director: Zack Snyder
Duración: 143 minutos
Género: Acción
Fecha de estreno: 21 de junio
Intérpretes: Henry Cavill, Amy Adams, Russell Crowe, Michael Shannon, Kevin Costner, Laurence Fishburne, Diane Lane, Ayelet Zurer.
‘El hombre de acero’, tráiler definitivo de ocho minutos
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...