Crítica: El inocente

El inocente

Título: El inocente
Título original: The Lincoln Lawyer
Director: Brad Furman
Género: thriller
Duración: 110 minutos
Estreno en España: 13 de mayo
Intérpretes: Matthew McConaughey, Marisa Tomei, Ryan Phillippe
Trailer: El inocente, con Matthew McConaughey
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Ninguna sorpresa pero muy convincente regreso al thriller judicial. Gran McConaughey.

Con el reciente fallecimiento de Sidney Lumet se fue uno de los baluartes del mejor thriller judicial americano, aquel capaz de arrojar algo de luz (u oscuridad) a las carteleras con suficientes dosis de suspense y cinismo. El inocente, basada en una novela de Michael Connelly, es un agradable sustitutivo de aquellas películas. La cinta se apoya en los actores y un excelente Matthew McConaughey para dar una visión de la justicia lo bastante compleja como para retrotraernos a aquellos mejores tiempos del thriller, utilizando para ello un personaje de una ética bastante dudosa que da mucho, mucho juego.

McConaughey aprovecha la cinta como vehículo para su lucimiento, y lo cierto es que el actor recupera con el papel ese aura de estrella que se desvaneció demasiado pronto. El actor es el protagonista absoluto de una historia que le permite crear un héroe repleto de claroscuros e incorrecciones, y que aparece rodeado de una rica galería de secundarios que le dan la réplica a la perfección. Su presencia compensa los aspectos más predecibles de la trama, aunque es cierto que el peso lo comparte con excelentes presencias como William H. Macy, Marisa Tomei o Josh Lucas.

El inocente se desarrolla bien gracias a un guión predecible pero resultón, con unos diálogos dinámicos y eficaces que la puesta en escena del desconocido Brad Furman simplemente se dedica a ilustrar sin resultar excesivamente brillante ni completamente plana. El director desenreda poco a poco una trama repleta de suficientes ambigüedades sin insistir demasiado en el estilo (pese a esa cámara en mano que al principio resulta molesta, y luego se suaviza); se toma su tiempo para crear nuevos personajes y llevarnos a ciertas situaciones, y sólo pierde el control en el desarticulado final, menos emocionante de lo que debería.

De todas formas, se agradece un thriller que anteponga los personajes sobre las emociones fuertes sin resultar televisivo, aunque siempre habrá quien señale que existiendo la HBO, para qué una versión descafeinada en la gran pantalla. Sin ser un filme refrescante, lo cierto es que probablemente se equivocan, y el personaje de McConaughey tiene carisma y resulta lo bastante complejo como para generar al menos una secuela. Vista desde este prisma, El inocente tiene pocas pegas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...