Crítica: El patio de mi cárcel

El patio de mi cárcel, foto

Título: El patio de mi cárcel
Dirección: Belén Macías.
Interpretación: Candela Peña, Verónica Echegui, Ana Wagener, Blanca Portillo, Violeta Pérez, Natalia Mateo, Maria Pau Pigem, Tatiana Astengo, Ledicia Sola, Blanca Apilánez, Susi Sánchez, Patricia Reyes Spíndola.
Guión: Belén Macías y Arantxa Cuesta; con la colaboración especial de Elena Cánovas.
Producción: Agustín Almodóvar y Esther García.
Montaje: Alejandro Lázaro.
Trailer El patio de mi cárcel
Estreno en España: 26 Septiembre 2008
¿Debo ir a verla? ★★★½☆ Sólo por ver a Candela Peña, merece la pena

El tema es el que es y, a priori, sonaba a película melodramática con tintes sociales carente de interés y con menos argumento que reparto. Pero no, pese a todo lo demás, el reparto y el drama social que se vivió en los 90 por la proliferación de las drogas entre la gente joven, compensan y mucho.

Y es que es inevitable hablar de las actrices en esta crítica, ya que son la película en sí misma. Ver a Candela Peña siempre es un auténtico placer. Desde que la vi en Princesas, me cautivó su mirada, su forma de expresar los más dulces sentimientos sin pronunciar una palabra: eso, señores, es tener ángel, tener el don de transmitir y lo demás, es otra historia.

Casi idénticas sensaciones, aunque quizá menos intensas, me provoca Blanca Portillo: con Volver redescubrimos a la habitual intérprete de comedia televisiva, reconvertida en una actriz de método, con ganas de sacar todo el drama que llevaba dentro. Y lo consiguió y vaya si lo consiguió.

Y pese a que Verónica Echegui no despierta en mí esa devoción, he de reconocer que defiende su papel de yonki con uñas y dientes. Por algo se oye su nombre entre las candidatas al premio de mejor actriz en el Festival de San Sebastián.

El patio de mi cárcel, función

¿La historia? Es la que os imagináis a priori: un grupo de reclusas monta un grupo de teatro como medida de reinserción de una funcionaria de prisiones reivindicativa. Tampoco da para mucho la historia, a parte de líos de faldas, celos, día a día en una cárcel y la famosa institucionalización que ya nos descubrieron con mucho mejor guión en Cadena perpétua.Pero he de reconocer que, a pesar de lo trillado y de la ausencia de brillantez, emociona y deja buen sabor de boca.

Valiente apuesta de Belén Macías, que se ha dejado el alma y el corazón en retratar un tema ya olvidado por todos, con un excelente elenco de actrices que han creído en ella y su historia, para demostrar que, después de una condena, te quitan la libertad, pero sigue habiendo una persona tras los barrotes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...