Crítica: El Santuario (Sanctum)

El Santuario (Sanctum) crítica

Título: El Santuario (Sanctum)
Director: Alister Grierson
Género: acción
Duración: 105 minutos
Fecha de estreno español: 11 de febrero 2011
Intépretes: Richard Roxburgh, Rhys Wakefield, Alice Parkinson
El Santuario (Sanctum), trailer español
Sanctum 3D, tráiler de la nueva producción de James Cameron
¿Debo ir a verla? ★☆☆☆☆ Es sorprendente ver que se haya utilizado el nombre de James Cameron en esta película.

Las películas en tres dimensiones están cada vez más a la orden del día y James Cameron se ha convertido en uno de los cineastas más populares cuando hablamos de esta tecnología. Con Avatar logró gran cantidad de críticas positivas, y sus comentarios de gurú del 3D se suelen recibir con miedo y atención a partes iguales. Por esta razón, el estreno de El Santuario (Sanctum) se hizo con nuestro interés, dado que la historia, si bien llena de tópicos, se veía acompañada por una ambientación bajo el agua, donde Cameron tiene gran experiencia, y el uso de 3D de forma que podría sorprendernos con mucha espectacularidad. Pero El Santuario (Sanctum) ha resultado ser un intento fallido, un quiero y no puedo, una película de la que es mejor escapar al menos si tenemos pretensiones de encontrarnos con una producción que deje huella en el campo de las tres dimensiones.

Como historia de aventuras, El Santuario (Sanctum) es la típica historia de un grupo que se adentra en territorio inhóspito y que de manera progresiva se van encontrando con distintas catástrofes por las que el número de integrantes de la expedición se va reduciendo de forma escalonada, para que el film mantenga el interés y nunca sepamos quién se encuentra a salvo de los peligros acuáticos que se esconden en las profundidas. De fondo tenemos el drama personal de un hijo y su padre que no tienen una relación demasiado profunda, y que roza todos los tópicos vistos anteriormente en otras producciones.

La calidad del uso de las tres dimensiones queda en segundo plano, porque no iguala lo que James Cameron ha sido capaz de hacer en las películas en las que ha participado de manera directa. El Santuario (Sanctum) puede contar con buenas ideas y algunas escenas bastante emocionantes, pero se nota que el director del film, Alister Grierson, está lejos de poder igualar, ni de lejos, la experiencia y dominio que tiene su amigo Cameron, resultando esta película en un film más con el que echar el rato.

Sobre la interpretación, que podrían salvar a la producción, sólo podemos terminar destacando a un par de actores. Dicho de otro modo, se salvan Richard Roxburgh, Ioan Gruffudd, y Rhys Wakefield, que caracterizan a tres de los personajes principales de la historia. En el caso de Wakefield es el intérprete sobre el que se centra toda la atención del film, pero indudablemente es Richard Roxburgh el que roba los planos a todos sus compañeros de reparto, y el que logra destacar por encima de la media. El resto del equipo artístico, como la película en sí misma, es intrascendente, y no consigue dejar buen sabor de boca.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...