Crítica: ‘El Vuelo’

‘El Vuelo’ es probablemente la película más oscura, intimista y adulta de su director, un Robert Zemeckis que ajusta sus habituales y brillantes florituras visuales a un guión moral y moralista que, sin embargo, retuerce bastante bien el relato capriano clásico.

El Vuelo

Más de una década después de ‘Náufrago’, su última película de acción real, Robert Zemeckis abandona el campo del cine de animación mediante captura de movimiento para internarse en territorios humanos quizá más resbaladizos. ‘El Vuelo’, nominada a dos Oscar (mejor protagonista y guión original) es una mezcla de drama y thriller que, como la citada más arriba, da comienzo con un accidente de avión tremendamente espectacular para desatar después toda una tormenta de acontecimientos externos pero, sobre todo, internos. Si ‘Náufrago’ era un tremendo retrato de la soledad y la pérdida humana, la presente hace, tras esa explosión inicial, un requiebro bastante atrevido hacia lugares quizá más inmediatos, pero igual de íntimos y personales (y sobre todo adultos) en lo que al fin y al cabo es una amarga y oscura historia de alcoholismo y redención.

Zemeckis pone para ello un empeño importante en ajustar su puesta en escena a los recovecos que le ofrece el dramático guión de John Gatins. Pese a esa primera media hora de impresión, con el realizador de ‘Contact’ mostrando de nuevo su mano maestra a la hora de crear suspense e impactar poniendo en escena uno de los mejores accidentes aéreos del cine (en el que la cámara, por cierto, apenas sale de la cabina del avión), ‘El Vuelo’ se interna más tarde en los pasadizos igualmente atormentados del alma de su protagonista, un alcohólico sin aparente salvación al que Denzel Washington aporta su habitual soltura, su dignidad y también su ambigüedad.

Y si eso significa dejar atrás el sacar músculo con la cámara, pues adelante: jamás se había mostrado Zemeckis tan relajado visualmente, tan preocupado por mimar a su protagonista, ni siquiera en sus reconocidas asociaciones con Tom Hanks. Tras su agresivo comienzo en la habitación de hotel, y la secuencia posterior del avión, el director se centra durante el resto del metraje en desmontar las reacciones de Whip Withaker, en mostrar los últimos coletazos de su adicción, sin mostrar tampoco mayor interés en adornar este relato en exceso, rechazando abiertamente las posibilidades que le ofrecía el avance de la problemática investigación del accidente aéreo, la tensión del inminente juicio, y tomándose su tiempo también en presentar el personaje de Kelly Reilly.

Las intenciones de Zemeckis son otras y las expone con excepcional limpieza. Por mucho que a ‘El Vuelo’ parezca sobrarle ese cuarto de hora de redundancias, habitual ya en todas las cintas recientes de Hollywood (y aquí ligeramente más peligroso dado el mencionado requiebro de la película), en ella Zemeckis consigue rematar una nueva vuelta de tuerca bastante adulta al ideal de cine moralista de Frank Capra, con su mezcla audaz de géneros y, sobre todo, su deconstrucción del héroe americano, en esta ocasión tan sentida como atrevida: el autor de la trilogía de ‘Regreso al Futuro’ no se muestra particularmente escandalizado por el abuso de las drogas y el alcohol de Whip, del cual aplaude su profesionalidad incluso bajo los efectos de la cocaína. Pero ‘El Vuelo’ no es una película sobre el abuso de drogas, de la misma manera que no es sobre el dichoso avión. Zemeckis utiliza las adicciones de Whip y el accidente como trampolín para poner en la palestra las misteriosas intersecciones de estos hechos, de la casualidad y el destino, con la dignidad y capacidades humanas, poniendo el dedo en la llaga con toda tranquilidad en una serie de heridas sociales, convicciones y convenciones morales. Y si eso significa ser conservador, pues conservador me quedo.

Título: El Vuelo
Título original: Flight
Director: Robert Zemeckis
Género: thriller, drama
Fecha de estreno: 25 de enero
Interpretes: Denzel Washington, Kelly Reilly, John Goodman, Don Cheadle
El Vuelo, tráiler español
¿Debo ir a verla? ★★★½☆ Sólido e intimista relato moral con alcoholismo de por medio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...