Crítica: Escapada perfecta

Crítica: Escapada perfecta

Título: Escapada perfecta
Título original: A Perfect Getaway
Director: David Twohy
Duración: 108 minutos
Género: Thriller
Fecha de estreno en España: 15 de enero de 2010
Intérpretes: Steve Zahn, Milla Jovovich, Chris Hemsworth, Marley Shelton, Timothy Olyphant, Kiele Sánchez
Escapada perfecta, tráiler y póster español
A perfect Getaway, primer tráiler
¿Debo ir a verla? ★½☆☆☆ Risible thriller de giros inesperados en la línea de algunas cintas de los ochenta y primeros noventa.

Si echamos un vistazo a la filmografía como director y guionista de David Twohy tendremos que concluir que no es un cineasta al que haya que tomar muy en serio. Sus guiones para la absurda ‘La teniente O’Neil’, la entretenida ‘Velocidad terminal’, la desmesurada ‘Waterworld’, la sobrevalorada ‘El fugitivo’, y las psicotrónicas ‘Warlock’ y ‘Critters II’ no son precisamente un colmo de inteligencia, aunque todas  sean  en cierta medida disfrutables como entretenimientos culpables. Su primera película como realizador, ‘Han llegado’, resultaba tan simpáticamente deudora de los filmes de ciencia-ficción de los cincuenta que terminaba siendo entrañable. ‘Pitch Black’, su mejor filme hasta el momento, daba en la diana al fundir con cierta gracia  mil y un referentes con una conseguida atmósfera y una tensión creciente. Unos valores que se perdían en su continuación, ‘Las crónicas de Riddick’, una especie de ‘Mad Max’ espacial de aburridísimo argumento.

Teniendo en cuenta estos antecedentes, Escapada perfecta se puede considerar otro coherente paso, aunque no necesariamente hacia adelante, en la peculiar carrera de un director que, en otros tiempos, hubiera sido carne de  videoclub de barrio. La cinta es otro de esos thrillers, tan habituales a finales de los ochenta y principios de los noventa, donde los personajes no eran nunca aquello que parecían en un primer momento. El espectador veía en el último tercio de la cinta cómo lo que había visto durante gran parte del filme era sólo una apariencia de verdad. En los últimos minutos, y de manera muchas veces inexplicable, los enigmas de la trama quedaban solucionados.  Por supuesto, en esos momentos se sucedían las falsas muertes y las feroces peleas entre los protagonistas y los antagonistas.

Con todos los elementos más tópicos del género, Twohy urde la historia de dos recién casados que acuden a una paradisíaca isla para pasar allí su luna de miel. En su viaje turístico se toparán con una pareja algo andrajosa y con otros tortolitos que resultan en un principio normales, aunque poco a poco demostrarán que son un pozo de sorpresas. Eso sólo es lo que parece. Twohy se encarga de retorcer el argumento para sorprender al espectador en el último tercio del filme. Para intentar atar todos los cabos, y en un alarde de torpeza narrativa sin límites, el realizador nos ofrece un puñado de imágenes, convenientemente viradas a azul, en las que somos testigos de algunos de los hechos que el director y guionista nos ha escatimado a lo largo del largometraje. Como era de esperar, los últimos minutos están aderezados con persecuciones espectaculares y alguna resurrección supuestamente inesperada. Todo ello adornado de unos diálogos absurdos y de una pareja protagonista, formada por unos patéticos Milla Jovovich y Steve Zahn, que debería estar por méritos propios en la próxima edición de los Razzies, aquellos premios que reconocen los peores largometrajes del año.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...