Crítica: Fuga de cerebros

Fuga de cerebros

Título original: Fuga de cerebros
Director: Fernando González Molina
Género: Comedia
Duración: 104 minutos
Intérpretes: Mario Casas, Amaia Salamanca, Alberto Amarilla, Canco Rodríguez, Gorka Lasaosa, Pablo Penedo, Antonio Resines, Loles León, Álex Ángulo, Mariano Peña, José Luis Gil, Blanca Suárez.
Fecha de estreno en España: 24 de abril
Tráiler de Fuga de cerebros
¿Debo ir a verla? ½☆☆☆☆ No. Si les apetece ir al cine, vean 25 kilates. Si simplemente quieren ver una buena película, quédense en casa y conmemoren el 50º aniversario de Los 400 golpes.

Escribía hace unos días, a propósito de 25 kilates, y en referencia a las declaraciones realizadas hace pocas fechas por el escritor Juan Marsé, que en el cine español sí que hay talento, solo que cuando lo dejan salir. Pues bien, esta opinión no se hace extensible a Fuga de cerebros, pretendida heredera de las formas de la comedia descerebrada norteamericana (pasadas por el tamiz de la peor teleserie nacional), pero no de su ritmo ni de su ocasional gracia. Sería injusto afirmar que no hay dosis de talento en esta producción, y sin ir más lejos alguno de los miembros del reparto ya ha demostrado que las poseen (como Alberto Amarilla, que por cierto es el único que aporta algo de dramatismo creíble en los más de 100 minutos de peripecia). Sin embargo, en esta ocasión no las han dejado salir. Y ahorrémonos el recital de adjetivos descalificativos, que escribir así no es elegante.

Lo cierto es que esta producción llega de la mano de Antena 3, que como bien sabemos es una cadena de televisión privada. Estos entes disponen de su señal de emisión gratuitamente, a cambio de una serie de contraprestaciones. Entre ellas, está la ayuda a la producción cinematográfica nacional. No han sido pocas las ocasiones en las que los dirigentes de estos canales se han quejado de esta obligación, principalmente porque el cine español suele ser ruinosos (y ya sabemos que de lo único que se trata esto es de obtener beneficios). Sin embargo, tanto Telecinco como Antena 3 han conseguido derivar esta situación en su propio beneficio. Mientras que la cadena de Fuencarral limita su inversión a unas pocas superproducciones y cintas de género, que además promociona sin descanso, Antena 3 se decanta por la ejecución de productos que los aficionados a su programación querrían consumir, y los dota del sabor y de los nombres más apreciados por su público.

Fuga de cerebros es un ejemplo que aspira a convertirse en referente de este cine televisivo, en el que desfilan las estrellas catódicas más graciosillas y atractivas del panorama juvenil, además de una serie de viejas glorias a las que por algún extraño motivo no les importa repetirse en su infinito papel. La justificación que generalmente se da a una película como esta es que hace industria, algo muy necesario en este país. No lo discuto, pero también cumplía este papel Torrente, y al menos tenía un cierto sentido del entretenimiento y varias demostraciones de talento a la hora de hacer reír al espectador, tanto en la creación de situaciones como en las actuaciones de los actores.

Estos días se cumplen 50 años del estreno en el Festival de Cannes de Los 400 golpes. En aquella inolvidable película, François Truffaut nos habló de la libertad del ser humano desde la libertad en las formas cinematográficas. Cinco décadas después, Fuga de cerebros es un ejemplar de cine servil (perdónenme el adjetivo), esclavo de un sistema que debería ser modificado o al menos más controlado. O simplemente alguien tendría que protestar, si no parecerá que, efectivamente, los cerebros de todo el mundo se han fugado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...