Crítica: Harry Potter y el prisionero de Azkaban

Harry Potter y el prisionero de Azkaban

Título: Harry Potter y el prisionero de Azkaban
Título original: Harry Potter and the prisoner of Azkaban
Director: Alfonso Cuarón
Duración: 142 minutos
Intérpretes: Daniel Radcliffe, Rupert Grint, Emma Watson, Robbie Coltrane, Alan Rickman, Gary Oldman, Michael Gambon, David Thewlis, Emma Thompson, Timothy Spall.
Ránking Taquilla Historia del Cine: 21ª
Ránking Taquilla Harry Potter: 5ª
Crítica: Harry Potter y la piedra filosofal
Crítica. Harry Potter y la cámara secreta
¿Debo ir a verla? ★★★★☆ La mejor película de la saga. Cuarón toma la desequilibrada novela de J.K. Rowling y la convierte en un vibrante y oscuro relato adolescente.

Después de dos películas en apenas un año, la tercera entrega de la saga de Harry Potter se hace esperar un poco más, llegando finalmente a principios de verano de 2004. La Warner sorprende al anunciar como director al mexicano Alfonso Cuarón, que venía de conquistar a la crítica con Y tu mamá también, y que se convierte en el encargado de introducir la historia en una fase menos infantil y más oscura, de la que ya nunca saldrá.

Harry Potter y el prisionero de Azkabán: Un brillante ejercicio de artesanía

La tercera novela protagonizada por Harry Potter es la que introduce varios puntos de inflexión en la historia. El tono misterioso que había tenido hasta ahora pasa a ser directamente tétrico, y aterrador por momentos, con la presencia de un hombre lobo, un asesino suelto y unos seres tan terribles como los dementores. Además, en el desenlace hay dos variantes importantes: J.K. Rowling deja la historia completamente abierta de cara al siguiente relato, y redime a un personaje considerado unánimemente por la sociedad como un asesino en serie (una leve crítica social no dejará de aparecer desde este momento).

Para afrontar este cambio de tono y de dirección en la historia, se hace indispensable la presencia de un nuevo realizador que releve en sus funciones al más convencional Chris Columbus. A primera vista puede resultar sorprendente la elección del mexicano Alfonso Cuarón; sin embargo, hay antecedentes en su obra que permiten considerarlo el mejor candidato posible. No olvidemos que el director viene de filmar la magnífica Y tu mamá también, una sabia mirada a las dudas de la adolescencia, fase vital en la que precisamente entran desde este momento Harry y sus compañeros. Aunque es La princesita, un film que realizó en 1995, la obra que le convierte en el hombre perfecto para el puesto. En aquel film se mezclaban realidad y fantasía, con un sorprendente tono lúgubre si tenemos en cuenta lo ñoño del argumento, y un aspecto visual muy llamativo.

Por tanto, Cuarón sabe perfectamente por donde se mueve, y el brillante resultado final así lo demuestra. Todo en esta entrega funciona mejor que en cualquier otra de la saga, desde la fotografía hasta la puesta en escena (hay planos de una construcción realmente lograda), alcanzándose un grado de emoción que muy probablemente no se vuelva a conseguir. El triunfo es más valorable si tenemos en cuenta que se sobrepone a dos hándicaps importantes. Por un lado, la novela de J.K. Rowling, sin duda la menos equilibrada de todas las de la escritora, concentraba todo su interés en el último cuarto de la misma (todo lo anterior resulta aburridísimo). Por otra parte, la propia estructura de la narración, basada en la repetición temporal por el artilugio del que dispone Hermione, puede llegar a cansar al espectador.

No obstante, Cuarón se sobrepone a estos obstáculos, afrontando la novela, por primera vez en la saga cinematográfica, con una cierta libertad. La segunda mitad del film es un clímax constante, y se nos ahorran detalles tan prescindibles como el desarrollo de las clases o el fatigoso quidditch (del que no nos podremos librar en la inminente Harry Potter y el misterio del príncipe). Si bien es cierto que en esta entrega nuevos actores de prestigio se sumaron al reparto (Emma Thompson, Gary Oldman, David Thewlis o Michael Gambon, en sustitución del fallecido Richard Harris), no lo es menos que esta es la entrega menos taquillera de la saga. Estas cosas tiene el cine, y tal vez por eso ninguna otra presencia autoral con el poderío de la de Cuarón se ha sentado, ni se sentará, en el sillón del director de un film de Harry Potter.

Críticas Harry Potter

Harry Potter y la piedra filosofal

Harry Potter y la cámara secreta

Harry Potter y el prisionero de Azkabán

Harry Potter y el cáliz de fuego

Harry potter y la Orden del Fénix

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...