Crítica: Harry Potter y la cámara secreta

Harry Potter y la cámara secreta

Título: Harry Potter y la cámara secreta
Título original: Harry Potter and the chamber of secrets
Director: Chris Columbus
Duración: 161 minutos
Intérpretes: Daniel Radcliffe, Rupert Grint, Emma Watson, Robbie Coltrane, Alan Rickman, Kenneth Branagh, Richard Harris.
Ránking Taquilla Historia del Cine: 14ª
Ránking Taquilla Harry Potter: 4ª
Crítica: Harry Potter y la piedra filosofal
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Un mayor desarrollo de las secuencias de acción es la gran novedad de esta segunda entrega de la saga, una de las más entretenidas, pero también la más larga e intrascendente.

El rodaje de Harry Potter y la cámara secreta comienza incluso antes de que se estrene la primera parte, tal es el convencimiento de la Warner sobre el éxito de la apuesta. Y la major no se equivoca: Harry Potter y la piedra filosofal se convierte en una de las películas más taquilleras de la historia. Finalmente, solo un año después, se estrena esta segunda parte. La distancia temporal entre las entregas posteriores ha sido mayor.

Harry Potter y la cámara secreta: Eterno entretenimiento

No se deben subestimar las posibilidades de producción de una saga como la que nos ocupa. Al transcurrir siempre en los mismos lugares y con los mismos personajes, se pueden reutilizar decorados, vestuarios y profesionales sin necesidad de hacer una gran inversión para la producción de cada nuevo largometraje. Esta gran ventaja permite que, de nuevo bajo la dirección de Chris Columbus, Harry Potter y la cámara secreta se convierta en una realidad en unos pocos meses.

Las diferencias con respecta a la película inicial son escasas. De nuevo, Columbus opta por una puesta en escena propia del cine familiar, en el que se mueve con soltura, adornado por un diseño de producción espectacular y por la presencia de grandes intérpretes británicos que dan solera al reparto. En esta ocasión, la gran incorporación es la de Kenneth Branagh, hilarante en la construcción del inútil y guaperas profesor Gilderoy Lockhart. Respecto a la adaptación de la novela original, la fidelidad vuelve a ser la tónica dominante, aunque Columbus y el guionista Steve Kloves se permiten algunas libertades para potenciar la espectacularidad y el dinamismo de la historia.

Ahí está precisamente la gran diferencia entre La cámara secreta y La piedra filosofal. En esta ocasión, los momentos de acción propios del cine de aventuras son alargados hasta la saciedad, haciendo una mayor apuesta por el entretenimiento que en la anterior entrega. Momentos como el viaje en el coche volador de Ron y Harry o la huida del hogar de las arañas se convierten en vibrantes y elaboradas set pieces que en el original de J.K. Rowling carecían de tanta importancia. Mención aparte merece la tensa parte final, con la materialización de un joven Voldemort y la lucha con el basilisco.

El resultado es un entretenimiento tan ameno e intrascendente como eterno. Es curioso que uno de los textos más cortos de la saga haya dado como resultado el film más largo, con dos horas y cuarenta minutos de duración (aunque se verá superada por Harry Potter y las reliquias de la muerte, cuya adaptación se llevará a cabo en dos partes). Columbus se muestra más liberado que en la primera entrega, e incluso se permite el uso del blanco y negro en los momentos en que el protagonista rememora el pasado gracias al pensadero, aunque en su contra cabe atribuirle una secuencia final bastante ridícula. Por tanto, es evidente que una nueva mente creadora es necesaria de cara a una siguiente entrega, donde empieza a desarrollarse la parte seria de la historia, caracterizada por un tono mucho más oscuro.

Críticas Harry Potter

Harry Potter y la piedra filosofal

Harry Potter y la cámara secreta

Harry Potter y el prisionero de Azkabán

Harry Potter y el cáliz de fuego

Harry potter y la Orden del Fénix

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...