Crítica: Hermano

Hermano

Titulo: Hermano
Director: Marcel Rasquin
Género: drama
Duración: 97 minutos
Fecha de estreno: 24 de junio
Intérpretes: Beto Benites, Eliú Armas, Gonzalo Cubero.
¿Debo ir a verla? ★½☆☆☆ Melodrama previsible y fallido con toques truculentos.

Hermano nos presenta a una pareja de hermanos de un barrio humilde de Caracas que juegan muy bien al fútbol. Aunque uno de ellos es adoptado, forman una unidad familiar muy sólida junto a su madre, a la que ambos adoran. La película muestra como las malas condiciones sociales y la tentación del delito afectan a los dos protagonistas cuando se les presenta la oportunidad de fichar por un equipo de los grandes.

Por algún motivo, Hermano me recordó en su trayecto a la admirada Ciudad de Dios. El barrio es una vez más el auténtico villano, ya que impide a los jóvenes que se mantengan al margen de los crímenes y destroza sus familias. El problema es que donde Meirelles construyó una película impactante formalmente y brutal en su inagotable sucesión de asesinatos, Rasquin se ha conformado con un acercamiento superficial, sin una localización espacio-temporal clara de la zona de conflicto y con escasas ideas visuales.

Así, por desgracia, Hermano termina pareciéndose más una telenovela que a otra cosa. Los personajes son puros clichés, y su destino es más que predecible. A los pocos minutos del film, podríamos adivinar sin problemas quién acabará vivo en la historia y quién se llevará las balas. Tan rancio y truculento es el resultado, que tendremos que seguir esperando esa gran película venezolana que se sume a los estupendos estrenos procedentes de distintas partes de Latinoamérica que se han producido últimamente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...